+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TURBULENCIAS

Delito por bailar el chachachá

Un libro para leer, mirar (mucho) y escuchar propone un gozoso recorrido por el ritmo nacido en los años 50

 

El despliegue visual de 'Cha-cha-Chá. Un baile y una época en Colección Gladys Palmera' es un singular paradigma de buen gusto en la edición y del poder de la imagen -

Javier Losilla Javier Losilla
19/02/2021

«Señor juez, señor juez, mi delito es por bailar el chachachá». A Jorge Zamora, que escribió la pieza, y a la Orquesta Aragón, que la popularizó, debemos tan sugerente historia sonora, titulada Delito por bailar el chachachá. Guillermo Cabrera Infante tomó prestada la frase para nombrar uno de sus relatos, justo en el que también cita a Enrique Jorrín («es un baile sin igual»), el padre o uno de los padres del chachachá, creador de la muy popular Silver Star. ¡Ay, el chachachá! Jorrín y Ninón Mondejar, ambos de la Orquesta América, se disputan la autoría de este ritmo, hijo del danzonete, nacido en 1951, que para 1953 ya era un arrebato en Cuba.

Jorrín sostenía su autoría individual, Mondéjar defendía la creación colectiva. Dimes y dirites al margen, parece que La engañadora, de la mencionada Orquesta América, fue el primer chachachá, aunque originalmente fuese clasificado como mam-bo rumba.

Pero todo esto y mucho más pueden leerlo, verlo y escucharlo (a través de las playlists pertinentes) en el excelente libro Cha-Cha-Chá. Un baile y una época en Colección Gladys Palmera. Por si se les escapa, la citada colección, creada por Alejandra Fierro Eleta es una de las mayores de música afrocubana del mundo; o, como dice ella: «No es la mayor colección de música latinoamericana, es la mejor». Así las cosas, ya se puede hacer libros como este (formato elepé de los pequeños, más de 400 páginas).  Los textos, que trazan una ajustada panorámica del estilo, son tan precisos que incluso se ocupan de la tipografía de las carpetas, inspiradas algunas por las ediciones de jazz. Y las imágenes son un exuberante despliegue gráfico que te sumerge en el chachachá y en todas sus manifestaciones visuales como si llevaras unas gafas de realidad virtual. Carpetas, fundas, galletas de los vinilos, carteles de cine, reproducciones de los periódicos, ilustraciones... Este volumen es un artefacto para mirar mucho, para leer con gusto, para conocer grandes canciones y, en definitiva, para cometer uno de los delitos más sabrosos que puedan perpetrarse: bailar el chachachá.

Aragonario - Vocabulario básico bilingüe. Aragonés-Castellano y Castellano-Aragonés

Agenda

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla