+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Javier Gutiérrez: 'Menos sonarnos con una bandera, hacemos de todo en 'Vergüenza''

El actor vuelve a encarnar a Jesús, personaje protagonista, con Malena Alterio, en la segunda entrega de la comedia de Movistar+

 

El actor Javier Gutiérrez en la presentación de la segunda temporada de la serie de Movistar+ Vergüenza. - MOVISTAR

Beatriz Martínez
21/01/2019

Tras trabajos tan aventurados como 'Águila Roja', serios como los de las películas 'La isla mínima', 'El autor' (en ambas ganó el Premio Goya), y 'Campeones' y fantásticos como la serie de TVE-1 'Estoy vivo', Javier Gutiérrez (Luanco, Asturias, 1971) vuelve a ser el insufrible metepatas Jesús en la extremada comedia 'Vergüenza', producción cuya segunda entrega ya está en Movistar+.

-Qué novedades trae esta nueva temporada? -Para empezar, ha crecido la familia. Dejamos a los personajes con el deseo de tener un hijo y no solo tienen uno, sino que son dos. Y eso de alguna forma les va a responsabilizar y a hacer conscientes de que tienen que dejar a un lado esa naturaleza que les obliga constantemente a meterse en charcos y a vivir situaciones bochornosas. Y, luego, al tener hijos, entran en escena nuevos personajes y situaciones; en este caso otros hijos y también otros padres. Con lo cuál, ellos en su paupérrimo círculo social, de repente, van a tener que tirar de una habilidad de la que carecen para intentar hacer amigos y acercarse más a la gente, que es su asignatura pendiente.

-El entorno social se convierte en elemento fundamental? -El juego está más repartido. Y de repente nos damos cuenta de que la pareja de Nuria y Jesús no es tan grotesca como pudiera parecer. Que por encima de ellos podemos encontrar un nivel superior de zafiedad, aunque resulte inimaginable.

-La primera temporada se centraba en el punto de vista masculino de Jesús, pero, en esta, el personaje de Nuria que interpreta Malena Alterio cobra una nueva entidad. -Eso se agradece y hace que la serie sea todavía más rica, tanto para los personajes como para el espectador. Es cierto que en la primera temporada descubríamos a Jesús y había una mayor presencia del personaje y aunque Nuria estaba siempre ahí, ahora toca descubrir más a fondo sus inquietudes. Creo que el público va a disfrutar mucho con ella y con Malena Alterio, que está estupenda y hace un trabajo muy fino. Cada secuencia es una vuelta de tuerca hacia la excelencia. Yo estoy sorprendido, porque conozco mucho a Malena desde hace mucho tiempo y sé de lo que es capaz, pero aquí se encuentra en un absoluto estado de gracia.

-Es la primera vez que se ve en España este humor basado en la incomodidad y la vergüenza de una manera tan descarnada. Utilizaron algún tipo de referente? -Larry David y la serie de Louis CK 'Louie', flotaban en el ambiente. Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero trabajaban con diferentes influencias, pero siempre las filtraron a través de su personalidad y de nuestra propia idiosincrasia y nuestra tradición. Al final, nada de lo que pasa está tan lejos de 'Plácido' de Berlanga y el puro costumbrismo español. Está en esa línea. Evidentemente, los tiempos evolucionan y la sociedad también. Fíjese lo que pasa ahora, que parece que estemos volviendo a los tiempos de la mordaza y la autocensura.

-Es precisamente uno de los temas del tercer capítulo...-Lo políticamente correcto nos está invadiendo y esta serie se salta todas las líneas rojas. Y sin ningún prejuicio y sin ningún pudor habla prácticamente de todo. Menos sonarnos la nariz con una bandera, hacemos prácticamente de todo.

-Qué tipos de tabús rompen? -El racismo y la hipocresía social. Vivimos instalados en la fachada, en la careta, en la mentira. Somos capaces de ser muy psicópatas. Brindamos un abrazo al otro, y estamos a la vez clavándole un puñal por la espalda. Y 'Vergüenza' sabe mucho de eso, está llena de momentos así. Yo creo que es una de sus claves, una de las razones por las que funciona, porque nos reconocemos en esa cosa tan española, tan hiriente, tan cainita, tan hijoputa de reírnos del otro. Cuanto mayor es la desgracia del otro, más gracia nos hace.

-Realmente ha conectado. Mucha gente se ve reflejada en cosas que les pasan a los personajes de la serie, por muy grotescas que puedan parecer.-Ceo que, en el fondo, todos llevamos un Jesús dentro instalado y una Nuria. No llegamos a sus extremos, porque esto es ficción y sería insoportable ir sin filtro por la vida. No tendríamos amigos ni familia ni trabajo ni nada. Estaríamos como están ellos, viviendo marginados socialmente, comiendo de lo que les pueden dar sus padres o de hacer pequeñas chapuzas. Son dos tipos abocados a la indigencia social.

-Cómo ha evolucionado su personaje, Jesús? -Está un poco más moderado porque creo que, de una forma muy inteligente, han puesto al lado a dos parejas y una de ellas tiene a Ramón (Pol López) que incluso es más zafio y más soez que Jesús y eso le resta cierta sorpresa, porque el espectador ya conoce a Jesús. Jesús lo que trata es de enmendar esa actitud que tiene y parece que en el fondo nos está alertando: hay gente mucho peor que él. Y en ese sentido creo que los decibelios han bajado con respecto a la anterior temporada. Ramón se convierte en su deformación total. Jesús se mira en él, se reconoce y se asusta de lo que puede llegar a ser.

-Jesús es un personaje al límite, pero no cae en la caricatura ni en la parodia. -Siempre digo que la comedia hay que trabajarla desde una posición muy seria. Desde la verdad. Evidentemente, cuando hay unos buenos mimbres, un personaje tan potente y tan armado, las cosas resultan más sencillas. Además, aquí hay buenas líneas, buenas tramas y los compañeros son tan estupendos que uno se siente más arropado. Pero, sobre todo, la comedia es que es algo muy serio. Y cuanto más en serio te lo tomes y cuánto más de verdad lo hagas sin pensar dónde se va a reír el espectador, mejor funciona. Ese es el secreto. Un actor nunca tiene que pensar que es gracioso, ni cuando el público se va a descacharrar con él, porque si no, es muerte súbita.

Agenda
Revista RedAragon

Revista RedAragon nº36 con la agenda cultural de Navidad y diciembre de 2019. Descárgala aquí o encuéntrala en más de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca capital.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla