+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CAJA RURAL DE ARAGÓN

«La macrocefalia zaragozana ya existía en la Edad Media»

La profesora Susana Lozano inaugura las Jornadas de Novela Histórica

 

La doctora en Historia Medieval Susana Lozano, ayer, en las Jornadas de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza. - JAIME GALINDO

Daniel Monserrat Daniel Monserrat
22/09/2020

Qué importancia tenía Zaragoza en la Corona de Aragón y cómo era su vida en aquellos siglos de la Edad Media han centrado hoy la conferencia inaugural de las Jornadas de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza, que ha pronunciado la profesora y doctora en Historia Medieval, Susana Lozano, en la sede de Caja Rural de Aragón en Zaragoza. «El pulso real de una ciudad lo dan sus habitantes», asegura la historiadora y, por eso, recurrió a una familia de origen converso, con pasado judío, que sirvió de «hilo conductor» para enseñar la ciudad «que vivían».

¿Y cómo era esa Zaragoza? «Esa familia llega a una ciudad que da oportunidades, que tiene privilegios,... Una ciudad viva, intensa de negocios y vida política, de luchas en todos los niveles sociales y demuestran cómo las personas que apuestan por una buena elección terminan progresando y consiguiendo muchas cosas. Las generaciones de esa familia es una prueba de ello. Lo que sucede con ellos es una muestra de la Edad Media y de lo que es en la actualidad». Una ciudad acogedora, tal y como indica la profesora Lozano: «Dentro de ese dinamismo había una diversidad cultural que es algo imprescindible en una ciudad, el que convivan, que sepan respetarse. Coexisten las tres culturas con respeto, musulmanes, cristianos y judíos y los subgrupos que se convierten y también necesitan su aceptación, grupos con identidades dobles que necesitan de tolerancia», señala. 

Algo de aquello todavía queda en nuestra Zaragoza del siglo XXI en opinión de la propia Susana Lozano, que se detiene en la explicación: «Nos quedan muchas cosas de entonces... Cuando yo hablo de que Zaragoza es una ciudad viva es que ahora sales a la calle y sigues viendo un ente vivo y dinámico, una ciudad con un progreso económico que va despuntando. Cuando hablamos de una ciudad bella, lo sigue siendo para el que la quiere conocer y valorar. Son muchos aspectos en los que no hay 500 años de diferencia sino que nos acercan mucho más de lo que nos imaginamos a esa época».

¿Cuántos habitantes podía tener la ciudad en la época? «Es complicado porque las fuentes históricas no son las mismas que ahora... –relata Lozano–. Zaragoza multiplica entre 4 y 5 veces cualquier ciudad o villa que hay en Aragón en aquella época. Esa macrocefalia de la que tanto hablamos ahora ya estaba entonces. Todo el mundo iba a la ciudad en época medieval porque tiene poder de atracción, lo tenía antes y lo sigue teniendo ahora. En el siglo XIV se habla de que habría 2.000 fuegos (que son hogares). Al final del siglo XV ya estamos en torno a 4.000 fuegos aproximadamente que pueden significar 20.000 habitantes perfectamente. Es una cifra que comparada con los 700.000 de ahora parece insignificante pero a nivel de la Corona de Aragón solo le superaban Barcelona y Valencia. Y hay que tener en cuenta que son ciudades de la que están en costa y en la línea de la expansión de la propia corona. Para ser una ciudad interior, Zaragoza es tremendamente grande», reflexiona Susana Lozano.

Inevitablemente, dado el tema de las jornadas y la constante manipulación a la que está sometido desde otros lugares de España y del mundo el término de Corona de Aragón, la conversación con Susana Lozano conduce a ese tema: «Las novelas históricas que son relatos de ficción basados en hechos verosímiles son muy positivas en este aspecto. El conocimiento de la Historia es imprescindible para evitar esos errores que luego se van reproduciendo porque saberlo, que te lo expliquen y lo justifiquen es una forma de frenar esas opiniones tergiversadas a veces de forma intencionada. Al que sabe no le engañan», reivindica Susana Lozano, que sí cree que en Aragón sabemos de nuestro pasado: «Creo que nos gusta identificarnos con él, pero no defendemos nuestra identidad a la altura de lo que deberíamos. Dicho de otro modo, sí que sabemos lo que somos y lo que hemos sido pero nos falta el defender eso sobre los demás. Parece como que las opiniones de los demás no nos influyeran y sí influyen. No solo hay que lo que sabemos y contarlo  demostrar lo que sabemos y regodearnos sino también exportarlo de una forma tan eficaz cómo te permite la Historia, con un rigor científico».

Tras la conferencia de Susana Lozano, José Luis Corral ha pronunciado la conferencia ¿Qué es la Corona de Aragón? Para mañana, el programa vuelve a incluir una cita doble. A las 19.00 horas, en Caja Rural de Aragón, se producirá una conversación entre Jesús Maeso y sus lectores en torno a El Papa Luna. Benedictus XIII y el Cisma de Occidente. A las 20.00 horas, José Luis Corral presentará El Conquistador, Jaime I de Aragón (Ediciones B).