+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

HASTA EL 30 DE DICIEMBRE

El ‘latir’ de Eva Armisén

La artista aragonesa presenta en la Galería A de Arte su último trabajo, donde indaga sobre las emociones humanas, los cambios en la vida y el replanearse la misma

 

La pintora Eva Armisén expone en la galería A de Arte. - NURIA SOLER

JUAN DEL PRIN ALFRANCA
19/11/2020

La galería A de Arte de Zaragoza ofrece desde este jueves hasta el 30 de septiembre la última exposición ilustrada de Eva Armisén, Latir. Una muestra donde la artista se lanza a retratar los vaivenes de la vida, a no dar nada por sentado y a cómo el paso del tiempo cambia nuestras emociones y nos hace replantearnos cual es nuestro propósito y si realmente nos encontramos donde queremos estar.

«Unas cuarenta y cinco piezas», según su creadora, componen Latir, un título que Armisén decidió en 2016, cuando comenzó este proyecto y pretende representar una mirada interior para revelar las emocionas que suscita la vida y los cambios que le suceden: «Mi pintura siempre intenta atrapar las emociones, te permite encapsular sentimientos y volver más tarde a esas sensaciones. Latir era una buena manera de describir ese mirar hacia dentro», cuenta la pintora.

Reconoce que la llegada de la pandemia cambió el contexto y el enfoque que tiene su último trabajo: «De alguna manera muestra que cuanto más presente está la muerte y las situaciones más extremas sentimos el estar vivimos, plantearnos hacia dónde queremos ir en nuestra vida».

Es habitual encontrar en las piezas de Latir figuras humanas que con una sonrisa tímida miran al espectador, que va cambiando de óleo a papel y de grandes formatos a otros más reducidos, explica Armisén: «Lo primero que hago es quedarme con la emoción y sensación que quiero representar y después selecciono la técnica, el formato y la escala del cuadro. Todo forma parte de la narración». En su paleta de colores, Armisén viste a sus personajes con tonos pastel, algo que según la propia pintora no le limita a la hora de hablar de tratar el espectro de situaciones vitales: «No creo que se necesite la oscuridad para hablar de la tristeza ni al contrario, es acompañarlo. Los colores ayudan a conseguir una intensidad concreta. Depende del mensaje. En algunos casos no es necesario el color».

Parte de este trabajo surge de la experiencia vital de Armisén, que por motivos profesionales y personales le llevó a replantearse los repentinos cambios que tiene la vida: «Me han ocurrido situaciones que me han hecho sentir la vida y hacerme pensar que dar por sentado algo es un privilegio».

La última exposición que Eva  Armisén presentó en Zaragoza fue hace cuatro años. Al pedirle una retrospectiva de su carrera como pintora no le da importancia a hacer una comparativas con obras pasadas o en plantearse  si su perspectiva como artista se ha visto alterada con el paso de los años: «En esencia, siempre ha sido representar la emoción, la figura humana siempre ha sido un elemento central», aunque sí advierte que en sus cuadros se van añadiendo figuras: «Es verdad que ahora hay más paisajes que los que había antes, pero es que es tratar la emoción humana es algo inagotable».

Armisén no descartar ningún proyecto futuro, pero tiene claro que las emociones humanas seguirán formando parte de su obra pictórica, de una manera o de otra,  la cual  espera que siga creciendo: «Lo único que tengo seguro es que seguiré pintando, por un lado las cosas que me motivan y, por otra parte ,a través de proyectos ajenos que me despierten inquietudes».

Agenda

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla