+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

visor

Lucien Briet. Cantor del Valle de Ordesa

 

Lucien Briet, en el Pirineo aragonés. - LUCIEN BRIET

Lucien Briet, en el Pirineo aragonés. - LUCIEN BRIET

Chus Tudelilla Chus Tudelilla
02/06/2019

«Fue por la senda de la Faja por donde la primera vez, el 13 de agosto de 1891, una buena estrella me guió hasta Ordesa; había partido de Gavarnie con Haurine y nos había sido forzoso almorzar en Bujaruelo, y tanto me entretuve impresionando placas fotográficas en las gargantas, que nos sorprendió la noche al llegar al puente de los Navarros. Por este motivo mis recuerdos de los lugares recorridos desde el puente de la casa de Oliván quedaron muy borrosos: perdimos el camino, saltamos una cerca; después, en la oscuridad, el sendero lo encontramos tan detestable que al dar con la casa, o por mejor decir, al percibir sus ventanas iluminadas, no pude contener un grito de alegría. Allí se encontraban conducidos por el valiente guía Poc, seis bordeleses, entre ellos una señora, en cuya agradable compañía visité el día 14 la vaguada; al caer el crepúsculo llegamos a la casa de Viu, donde, de común acuerdo, descansamos durante todo el día de la Asunción: el 16 quise contemplar de nuevo las praderías de Ordesa, y no regresé hasta por la noche al Hotel des Voyageurs, cansadísimo, pero cautivado de la belleza de los Pirineos españoles», recordaba el pirineísta Lucien Briet (París, 1860 - Charly-sur-Marne, 1921) en la monografía La Vallée de Ordesa que la Real Sociedad Geográfica le encargó en 1909 y editó en 1911. Briet quiso que iniciara su libro Bellezas del Alto Aragón, publicado por la Diputación de Huesca en 1913, que volvió a reeditarlo en 1977 y 1988.

NUEVAS GEOGRAFÍAS

El espíritu inquieto de Briet, ávido de historias y descubrimientos, fascinado por los relatos de la montaña, interesado por la espeleología y apasionado de la fotografía –«después de alguna vacilación me decido a defender la fotografía contra el dibujo»–, motivó su deseo de nuevas geografías. En torno a 1889 realizó sus primeras incursiones en los Pirineos. En 1890 llegó al Monte Perdido y el 13 de agosto de 1891 se adentró en Ordesa. A partir de 1903, aquellas incursiones breves, y «a la ventura», se tornaron sistemáticas, como Briet anotó en sus diarios que, junto a su extraordinario legado fotográfico, se conservan en el Musée Pyrénéen du Château-Fort de Lourdes.

Lucien Briet continuó la historia que los montañeros franceses habían iniciado a fines del siglo XVIII, cuando se animaron a explorar la vertiente española de los Pirineos, atraídos por la aventura y el exotismo de un país desconocido cuya belleza les deslumbró. Ramond de Carbonnières alcanzó por vez primera la cumbre de Monte Perdido en 1802. Le siguieron otros viajeros, alentados por la belleza de lugares olvidados cuya travesía era muy complicada. En 1875, Franz Schrader, escribió: «En Francia cuanto más se descendía, más fácil resultaba la marcha. En España, por el contrario, las grandes dificultades estaban abajo: ni puentes, ni senderos [...] El sendero, muy español, no estaba indicado sino mediante escasas aberturas entre las espesuras del boj o de las zarzas. Por lo demás, fue preciso franquear unos viejos troncos podridos, descender sobre las rocas pulidas descolgándonos de los espinos, deslizarse bajo los pinos o entre las raíces de las hayas...».

PROTECCIÓN DEL VALLE 

Lucien Briet mencionó en su relato a quienes le habían precedido, se detuvo en los topónimos, más o menos acertados, del Valle de Ordesa, aportó datos históricos y geográficos, posibles itinerarios y guía de un viaje que, al menos, exigía tres días; atendió a la Casa Oliván, su refugio durante las travesías, y reivindicó su tarea: descubrir en su totalidad el valle e historiografiarlo en el deseo de que en un futuro «no se estimará completo un viaje a los Pirineos sin rendir homenaje de admiración a sus circos, a sus torreones, a sus bosques y a sus cascadas». Para que así fuera, recomendó la construcción de una carretera entre Gavarnie y Broto que contribuiría, además, a la prosperidad del Alto Aragón. Y pidió a la Diputación de Huesca y a la Real Sociedad Geográfica que solicitaran al gobierno de Madrid la protección del valle contra leñadores, cazadores y pescadores. Solo así, «el divino cañón se transformaría en la Península en un parque nacional». El sueño de Briet se hizo realidad en 1918.

Tras la campaña de 1911 en Ordesa, obligado por la cláusula testamentaria de su tía, que había pagado sus costosas expediciones, Lucien Briet no regresó. De nada sirvió que se casara en 1916 y tuviera una hija, condiciones impuestas en el testamento. Hasta su muerte en 1921 se dedicó a ordenar sus escritos y fotografías, que recopiló en Soberbios Pirineos. Diez años sin viajar, sumido en la melancolía del entusiasmo que le animó a conocer los secretos de las montañas, tras jornadas de viaje agotadoras y extremas condiciones meteorológicas. Ricardo del Arco informó en El Diario de Huesca, el 11 de septiembre de 1921, la penosa situación en que habían quedado la mujer e hija de Lucien Briet tras su muerte y el riesgo de que su legado se perdiera. Enrique Gistau, decidido impulsor desde 1907 de la edición de Bellezas del Alto Aragón, quiso adquirirlo, aunque finalmente fue Louis Le Bondidier quien logró salvarlo. De las 1600 fotografías que Briet realizó en los Pirineos, 900 corresponden al Alto Aragón, catalogadas por su autor en treinta y tres álbumes correspondientes a sus campañas anuales. Las extraordinarias fotografías ilustraron sus artículos, algunos de los cuales publicó en prensa por entregas, como fue el caso de Los Pirineos y la espeleología, en El Diario de Huesca (1910), y fueron el origen de las series de tarjetas postales que Briet comercializó en 1912: Alto-Aragón Pintoresco (Huesca) y Les Pyrénées (Toulouse).

Ricardo del Arco impulsó el homenaje que el 15 de agosto de 1922 se dedicó a Lucien Briet, conocido como el Cantor del Valle Ordesa. Una estela conmemorativa, situada en Parque Nacional de Ordesa, junto al camino de Turieto y el puente de Ordesa que comunicaba con la casa Oliván, recuerda «la labor inmensa que año tras año y con un tesón verdaderamente aragonés, viene realizando M. Briet, publicando en revistas y folletos sus trabajos gráficos y descriptivos sobre el Alto Aragón», como se escribió en 1913 con motivo de la publicación de Bellezas del Alto Aragón.

Agenda
Revista RedAragon

Revista RedAragon nº36 con la agenda cultural de Navidad y diciembre de 2019. Descárgala aquí o encuéntrala en más de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca capital.