+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

HASTA EL 11 DE DICIEMBRE

La magia del origami

El italiano Andrea Russo y el japonés Naomiki Sato protagonizan la nueva temporada del museo zaragozano

 

Andrea Russo, ayer, junto a su 'Paper art', en el Centro de Historias - CHUS MARCHADOR

DANIEL MONSERRAT
24/09/2016

Son seis esculturas idénticas pero parecen seis diferentes según les dé la luz y según el aire las haga moverse hacia un lado u otro. Y no es hasta cuando uno se acerca y está a escasos centímetros de ellas cuando descubre la mayor sorpresa, están hechas de papel. Concretamente, de uno doblado en multitud de pliegues. Detrás de esta obra de arte y 37 esculturas más está el italiano Andrea Russo cuya exposición inaugura hoy la Escuela Museo Origami de Zaragoza, situada en el Centro de Historias. El propio artista italiano junto al director del museo, Jorge Pardo; la gerente de Zaragoza Cultural, Elena Laseca; y el también papiroflecta Naomiki Sato, cuya obra ocupa una de las salas en la nueva distribución del museo, presentaron ayer la reordenación del centro para el último trimestre de este año, que estará vigente hasta el próximo 11 de diciembre.

PRODUCCIÓN EXCLUSIVA

Russo, que ha producido en exclusiva 41 de las 43 piezas de esta exposición en Zaragoza, muestra en el centro "sus modelos geométricos que parecen ser de porcelana, mármol o madera, pero son únicamente de papel plegados siguiendo las reglas puras del origami, no cortar y no pegar". Así, el visitante puede descubrir desde lámparas hasta diferentes figuras en tres dimensiones que juegan, además, con la luz para que la escultura adquiera ese relieve que, sin ella, probablemente, pasaría desapercibido. "Empecé a hacer origami cuando tenía 10 años --explicó ayer Russo-- y mis primeros trabajos fueron figurativos, me gustaba hacer perros, seres humanos..., pero pronto empecé a hacer un origami diferente, mucho más geométrico. A mí lo que me gustan son las esculturas y, precisamente, lo que quería hacer eran figuras en papel que parecieran de otro material. Y una vez hecho, me gusta que la gente interprete mi obra". Para esta exposición, el transalpino ha trabajado durante cuatro meses 12 horas al día: "Lo complicado ya no es solo plegar --dijo-- que también sino que el modelo lo tienes que tener en la cabeza y diseñarlo también lleva mucho tiempo".

Las 43 esculturas de Russo ocupan dos de las salas de la Escuela Museo que, además, también ha recibido estos días el trabajo del japonés Naomiki Sato, cientos de flores (más de 150) hechas con papel que se pueden contemplar en una de las estancias del centro. "Por todo esto me conocen como el botánico del origami", bromeó Sato quien confesó que, como buen japonés, empezó a plegar papel "desde los dos años". "Luego lo deje durante 10 años, y recuperé, posteriormente, la práctica", aseguró. Sobre la influencia de la naturaleza en su trabajo explicó que se debe a que su padre era profesor de agronomía.

ROSA PENTAGONAL

Jorge Pardo, que calificó a los dos artistas como "los mejores del mundo en su disciplina", aseveró que "su modelo más conocido es una rosa hecha partiendo de un papel pentagonal, e inspirada en la rosa de Kawasaki, que parte de un papel cuadrado". Rosas integradas en grandes ramos a los que no les falta detalle y que parecen completamente naturales, son el emblema de su obra, aunque "me he atrevido con tulipanes y flores de cerezo", apuntó el artista.

En esta nueva reordenación del museo, algo que se realiza cada tres meses, Pardo explicó que se mantiene el fondo marino de papel que tanto éxito ha tenido aunque será el último trimestre en el que se expondrá. Además, tras atravesar, las estancias que hablan de la historia del origami (y que forman la exposición permanente del centro), el espectador se encontrará con una en la que se puede ver un resumen de todas las exposiciones que ha acogido hasta la fecha el museo y lo hará a través de una pieza de cada una de las muestras. A continuación, y antes de adentrarse ya en el universo de Sato y Russo, Pardo mostró que hay una sala dedicada a diferentes artistas de oriente, zona geográfica de donde proviene el origami y donde mayores practicantes hay.

Jorge Pardo también aprovechó el acto de ayer para anunciar que la próxima exposición temporal que albergará el museo estará dedicada a las mujeres en el origami en un paso más del centro en tratar de mostrar todas las variedades que hay en el mundo acerca del arte del papel.

Agenda
Revista RedAragon

Revista RedAragon nº30 con la agenda cultural de mayo de 2019. Descárgala aquí o encuéntrala en más de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca capital.