+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRÍTICA DE MÚSICA

Miquel Gil, ‘fil de vint’

 

Miquel Gil, en una imagen de archivo, en un concierto. - JUAN MIGUEL MORALES

Javier Losilla Javier Losilla
29/11/2020

Llegó Miquel Gil el sábado al ciclo De la Raíz con su voz marinera y salobre de la Albufera (Catarroja, 1956), una voz robusta y sinuosa, poderosa pero repleta de matices. Gil es el folclore traído a ramas de la contemporaneidad; caminante de interior y navegante de todos los mediterráneos que han sido y son. Y en su canto se siente la nostalgia de las noches de verano, el frescor de la brisa del agua salada, el silencio interior, y el bullicio de un patio de vecinos, los amores de pan y queso, el naufragio de la vida

Llegó Miquel Gil bien acompañado por Eduard Navarro, mago de las cuerdas y los vientos (bandurria, laúd, dulzaina, chirimía) y el preciso bajista Gus Gil para combatir la pandemia con un puñado de canciones hermosas, con letras propias y ajenas. Entre las segundas, las del revoltoso e inclasificable periodista y poeta valenciano Vicent Andrés Estellés, las de barcelonés Enric Casasses (los dos, Premio de Honor de las Letras Catalanas) y las de su colega, de Catarroja como él, Ramon Guillem. Gil se maneja de lujo con los poetas, especialmente con Estellés, al que llama tío (en su acepción familiar, claro). Con escrituras del autor de Llibre de Meravelles cantó Rosa de paper, cuyo texto dedicó Estellés al poeta José Martí, padre de la independencia Cubana, que, por si no lo saben, en 1873 vino a Zaragoza a estudiar Derecho; Un bolero (a l'Alcúdia), que musicalmente se mostró cercano en algunos pasajes al aragonés Bolero de Castellote, y un vibrante Hotel París, cuya delirante letra recitó y grabó Ovidi Montllor en 1977 con el título Una escala qualsevol, en el disco De manars i garrotades.

Las palabras de la hermosa Un silenci venían firmadas por Ramon Guillem; y las de Llei Horaria y el bolero-reggae L’amor ès Dèu en barca (otro de los grandes momentos del concierto), por Enric Casasses. Y con textos propios Miquel ofreció Copeo, una seguirilla-bolero (adviértase que cuando aquí hablamos de bolero lo hacemos en referencia a músicas peninsulares y no caribeñas); Cançó Dels Traginers, que Gil grabó con la griega Savina Yannatou; Katá y Primavera. Y así llegamos al final del viaje con este  Ulises que  un día cantó “Mire la mar camí dels cots vaixells, on lentament transiten els records”. Como dicen en Alcoy para significar que algo es bueno, de primera categoría, lo de Miquel Gil el sábado fue fil de vint.

La tarde la abrió la formación aragonesa Maut con su tecno pirenaico o electro-folk. La verdad es que nos habría gustado que lo que escuchamos el sábado hubiera ido más allá de lo que vimos cuando Maut actuó en Pirineos Sur en 2018. El punto de partida es bueno, pero creo que el grupo debería revisar su oferta actual. Puede hacerlo.

Aragonario - Vocabulario básico bilingüe. Aragonés-Castellano y Castellano-Aragonés

Agenda

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla