+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRÍTICA DE MÚSICA

Un piano en danza

Juan J. Ochoa cerró el jueves el ciclo Piano piano en el Centro Cívico Universidad de Zaragoza

 

Juan J. Ochoa, en una imagen promocional. -

Javier Losilla Javier Losilla
18/12/2020

Del piano de Juan J. Ochoa no salen notas sino imágenes, movimientos, coreografías… Y no es que este joven y fascinante pianista componga solo para danza, no;  pero ocurre que tiene el baile en la cabeza. Todos los bailes, podría decirse. Ochoa, que cerró el jueves en el Centro Cívico Universidad el interesante y arriesgado ciclo de tres conciertos Piano Piano, sitúa su propuesta en la línea de reconocidos compositores e intérpretes como el alemán Hauschka. Trabaja con piano preparado (introducción de objetos entre las cuerdas que modifican el timbre del instrumento) y técnicas extendidas sobre las teclas o las cuerdas (doble escape, resonancias fraccionarias, pizzicato, glisando, fricción, notas apagadas, armónicos, acciones percusivas…). El resultado son estructuras cercanas al concepto de música electrónica. Pero ojo: este aragonés residente en Barcelona no es un escapista de la melodía ni hace ascos a las tonadas populares.

El jueves, tras el prólogo y la pieza Eurídice, de Without Orpheo, el que será su nuevo disco, abordó In Progress, una estimulante pieza su álbum del mismo título; una composición nueva, y la evocadora Mediterraneum, también de In Progress. Siguió la singular Can I Play This?, en la que el espíritu del minimalista Steve Reich, los ecos copleros de Concha Piquer (Tatuaje) y la creación del propio Ochoa se enredan como cerezas. Las espléndidas Longing For Breath y Crystalline dieron paso a Cuatro, con María Palacios, cuyo desarrollo técnico pudimos observar en imágenes tomadas por Marta Azparren directamente sobre las cuerdas con microscopio y endoscopio (toda una colonoscopia pianística). Y para despedir, un epílogo también conceptual: si hasta ese momento habíamos asistido de alguna forma a la simulación acústica de la electrónica, en ese punto entramos en la conjunción acústico-electrónica con Babylon Remix, en combinación con María Palacios y Pau Esantía, encargado del sonido y de las bases sintéticas. Se ampliaba así el círculo de la danza contemporánea, llegando hasta el corazón de la mismísima rave. ¡Venga, venga!