+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

crítica

Verdadero espacio de libertad

 

Verdadero espacio de libertad -

por Quim Casas
26/01/2018

James Ivory dirigió en 1987 Maurice, adaptación de una novela de E. M. Forster sobre la relación amorosa entre dos jóvenes universitarios en la Gran Bretaña de inicios del siglo XX. Tres décadas después, Ivory firma el guion de Call me by your name, historia de los amores entre un joven de 17 años y el nuevo ayudante de su padre, un estadounidense de 30. La relación se produce durante el verano de 1983 en la mansión que los padres del joven Elio tienen en el norte de Italia: luz cálida, los cuerpos jóvenes bañados en sudor, paseos en bicicleta, chapuzones en el lago y el poso de la gran cultura, con las estatuas griegas que el padre y Oliver, su ayudante, estudian casi en éxtasis. Porque si Oliver es tan importante como Elio, el padre de este juega un papel breve pero primordial en la historia.

Se trata de una película centrada en la pareja, pero Luca Guadagnino no descuida los detalles que hacen crecer dramáticamente a quienes los rodean, ya sean padres, novias o amigos. Todo está en su sitio, bien medido, como los tapices y las esculturas, exudando una sensualidad que el director de Cegados por el sol (y del inminente remake de Suspiria) filma con precisión, evocando además un verdadero espacio de libertad. A diferencia de algunos trabajos de James Ivory, Call me by your name sortea bastante bien el esteticismo y trata de forma armoniosa los silencios y deseos entre los dos protagonistas.

El realizador Luca Guadagnino es a la vez distante, paciente y sensual. Y sobre todo, dota de sinceridad una historia en la que en apariencia pasan pocas cosas relevantes hasta la parte final.

????

Call me by your name

Luca Guadagnino

Revista RedAragon

Revista RedAragon nº22 con la agenda cultural de septiembre de 2018. Descárgala aquí o encuéntrala en más de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca capital.