+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

En portada

El covid-19 en África

Alba Villén, periodista de la oenegé Médicos del Mundo, revisa las cifras del coronavirus en el continente africano, por el momento bastante menos afectado que europa, y analiza las debilidades y fortalezas de unos países empobrecidos y con unos precarios sistemas sanitarios ante la actual pandemia

 

Sensibilización frente al covid-19 en Senegal. - MÉDICOS DEL MUNDO

Dispensario de Médicos del Mundo en Bani (Burkina Faso). - MÉDICOS DEL MUNDO

Alba Villén (Médicos del Mundo)
20/05/2020

Los malos augurios sobre cómo va a afectar a África la actual pandemia de coronavirus no terminan de abrirse paso. Pero sus sistemas sanitarios miran con recelo la situación en el resto del mundo, puesto que sus habitantes ya han comenzado a sentir las consecuencias de la crisis mundial más fuerte de las últimas décadas.

Hasta mediados de mayo, el balance era ya de más de 2.000 muertes y casi 54.000 contagios en 54 países africanos. Solo Lesoto está libre de covid-19. A la cabeza están Sudáfrica y Egipto, con más de 8.000 contagios, seguido de Argelia, con más de 5.000. Pero con estos datos, y lo que sabemos por experiencia, son todos los que están, pero no están todos los que son. La complejidad del conteo y recepción de datos y la carencia de sistemas para hacerlo pueden influir en las cifras.

A esta tesitura cabe sumar que muchos países en África afrontan la emergencia sanitaria del covid-19 junto a otras crisis humanitarias. Algunas recientes, como la de Burkina Faso, y otras con muchos años, como las de la República Democrática del Congo o Sudán del Sur, vinculadas a conflictos políticos, guerras o desastres naturales como sequías o plagas, y por ende al desplazamiento forzado y el refugio de la población.

Sin embargo, el continente africano también cuenta con algunos puntos positivos, pues juega con algunas ventas a la hora de afrontar esta pandemia. En la mayoría sus países ya se habían tomado medidas antes que en la mayoría de los europeos, cerrando los espacios aéreos a las personas, estableciendo toques de queda de entre 10 y 12 horas al día y restringiendo los actos colectivos.

Por otro lado, África es un continente muy joven, con una edad media de apenas 18 años. La población más vulnerable ante esta pandemia, la anciana, representa menos del 10%. Además, tiene una gran experiencia en la gestión de epidemias, y capacidades instaladas, dada la recurrencia de enfermedades epidémicas.

El sentido de comunidad de la sociedad africana, tan solidaria, es muy potente, lo que facilita la difusión y apropiación de mensajes. Y su capacidad de resiliencia es elevada, acostumbrada a vivir contextos duros.

Pero no hay que olvidar que el riesgo de contagios y muertes es correlativo a los precarios medios de vida de la mayor parte de la población. Los frágiles sistemas de salud, unas infraestructuras insuficientes y poco equipadas y la falta de recursos humanos especializados hacen temer que la capacidad de reacción sea poca. Según la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (UNECA), más de 300.000 africanos podrían morir por el covid-19.

La capacidad de testeo es baja o casi nula, y la previsión es que los laboratorios sean lentos y se saturen pronto. A ello hay que añadir que muchos los millones de personas viven en áreas rurales, sin acceso a servicios sanitarios cercanos, lo que también dificulta conocer el número de personas infectadas.

Además, en países ya sacudidos por enfermedades endémicas como la malaria, la tuberculosis, o el VIH, cuyos enfermos son colectivos de riesgo cante el covid-19, quizás lo más complejo sea asegurar la continuidad de los servicios sanitarios esenciales, en caso de que los centros colapsen con pacientes de coronavirus. África no puede permitirse posponer la atención primaria de enfermedades habituales, porque en demasiados casos es también cuestión de vida o muerte.

Y a diferencia de lo que ocurre en Europa o Estados Unidos, donde el virus ha golpeado más fuerte hasta ahora, en África la infancia es también un grupo de riesgo. Millones de menores sufren desnutrición y enfermedades respiratorias, que ya provocaban por sí mismas bastantes muertes antes de la aparición del covid-19.

Espacio3

Suplemento semanal dedicado a la acción social, la economía solidaria y la cooperación al desarrollo. Se edita en colaboración con Obra Social La Caixa y se distribuye con la edición de los miércoles de El Periódico de Aragón.

Edita: Prensa Diaria Aragonesa. Hernán Cortés 37. 50005 Zaragoza.

Correo electrónico: suplementos@aragon.elperiodico.com
Periodicidad: semanal

Colabora:

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla