+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SENTENCIA EN ASTURIAS

Condenado un dirigente del PP por acoso

El político mandaba mensajes a una diputada del partido

 

J. S.E. F.P. L.J. S.E. F.P. L. 15/03/2007

Condenado en los tribunales y expulsado del partido. Así terminó para Luis Madiedo, hasta ahora secretario de acción sectorial del PP en Gijón, la denuncia que había cursado en su contra la coordinadora del PP regional, Cristina Coto. Coto había denunciado a Madiedo por acoso en la comisaría y los juzgados de Oviedo, y ayer, en un juicio rápido, Madiedo admitió los cargos por "vejaciones" y fue condenado a pagar 400 euros en un plazo de 20 días y a acatar una orden de alejamiento de 500 metros durante los próximos seis meses. Tras la vista Madiedo declaró que "no pienso dimitir", aunque luego fue expulsado del PP.

En el juicio rápido, presidido por el magistrado Javier Rodríguez Luengos, se consideró que Madiedo había cometido un delito de "vejaciones" sobre su compañera de partido, aunque no de acoso. Esperanza Viesca, la abogada de la diputada popular explicó que "se ha concluído que a pesar de que Cristina Coto recibió muchísimos mensajes y llamadas, un total de 90 sobre todo desde el pasado diciembre, ninguno tenía un contenido sexual claro como para fallar una sentencia por acoso".

La insistencia de los mensajes y las llamadas que recibió Coto, junto con las horas a las que fueron realizadas --"la llamaba a las 2 y 3 de la mañana", explicó Viesca-- han determinado que sí hay un delito de vejaciones tipificado en el artículo 620 del Código Penal. "Además de llamadas y mensajes, Coto también recibía e-mails aunque no presentamos copia de ellos. No eran propuestas de índole sexual pero el juez vio que los mensajes se hacían a horas intempestivas y por la cantidad".

Madiedo, que se declaró culpable de estos hechos ya antes de comenzar el juicio, comentó a la salida que "si me declaré culpable fue por no perjudicar al partido". En este sentido, declaró que "las acusaciones que se han hecho contra mí son mucho más graves que lo que ocurrió en realidad". Preguntado por si pensaba dimitir, Madiedo comentó que no tenía motivos para hacerlo porque el caso era una cuestión política así como que "los que tendrían que pensar en dimitir son otros". Al concluir el juicio, Ovidio Sánchez declaró que el partido había decidido la expulsión inmediata de Madiedo.

Cristina Coto se mostró visiblemente afectada, y comentó que "hice lo que tenía que hacer en ese momento. Ahora sólo puedo agradecer al partido, a mi familia y al secretario general el apoyo incondicional que he recibido", dijo.

PIROPOS Los mensajes que Madiedo enviaba a Cristina Coto a partir de las 23.30 horas prácticamente a diario no eran de índole sexual, es decir, proposiciones para mantener relaciones íntimas, aunque sí lanzaba piropos tipo "que guapas estabas hoy". La abogada de la acusación particular explicó que le envía mensajes relacionados con temas sentimentales, mostrándole lo mucho que le gustaba, y también le escribía sobre cómo le había ido el día.