+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PERFIL

Espinar, ninguneado por Iglesias y Errejón

 

Íñigo Errejón, Pablo Iglesias y Ramón Espinar, este jueves en la sede de Podemos. - DAVID CASTRO

EL PERIÓDICO
25/01/2019

Cuentan sus compañeros de instituto todavía con cierta sorna que nadie le hizo caso cuando, de adolescente, cuando se encadenó a la puerta de la clase para protestar… atado con celo. Ramón Espinar dimitió este viernes de todos sus cargos tras constatar el ninguneo de la dirección estatal de Podemos. No fue santo de la devoción de Pablo Iglesias ni tampoco de Íñigo Errejón, que le hicieron luz de gas desde que le conocieron, en la facultad de Ciencias Políticas, y en el colectivo Juventud sin Futuro, embrión del partido morado.

No estuvo entre los fundadores de Podemos y quienes sí lo fueron no le consideraron un igual, sino más bien un dirigente útil para asignarle determinadas misiones a ejecutar desde sus múltiples cargos. Cumplió la más importante: encabezó la candidatura pablista contra Rita Maestre (errejonista) en la disputa por conseguir la dirección del partido en la Comunidad de Madrid, algo que logró pactando con los anticapitalistas. Y por los pelos. 2.000 votos de diferencia en una campaña marcada por la polémica del piso de protección oficial que vendió por más de lo autorizado.

Volvió a los titulares con la controvertida fotografía en la que tomaba Coca-Cola en el Senado mientras su partido hacía una campaña en contra del consumo de esa marca.

Cuando Iglesias hizo las listas para la próxima legislatura le pidió un puesto de salida en Madrid que le permitiera ser diputado. El secretario general no le concedió la prebenda y ahora lo enviaba a competir contra Errejón en Madrid. Espinar se planta y se marcha antes de quedarse, quizá sin nada, en mayo.