+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

JUICIO EN EL SUPREMO

Un excargo de Montoro admite que el control de la Generalitat no pudo ser absoluto

Felipe Martínez Rico declara que la información remitida por la Generalitat fue a veces "inexacta"

 

Felipe Martínez Rico, subsecretario de Hacienda desde noviembre de 2016 a junio de 2018. - EFE

ÁNGELES VÁZQUEZ
19/03/2019

El número tres de Cristóbal Montoro ha reconocido que no se puede descartar que se destinasen fondos públicos al 1-O porque la información remitida por la Generalitat, que estaba intervenida, fue a veces "inexacta" y los controles de Hacienda no responden a "la realidad material de los hechos". 

[Siga aquí en directo con 'streaming' el juicio en el Supremo]

Felipe Martínez Rico, entonces subsecretario de Hacienda, ha testificado para responder por el posible uso de fondos públicos durante el 'procés', después de que el exministro admitiera en el juicio que no se puede descartar que se destinase dinero público al 1-O porque un análisis contable "siempre puede resultar engañoso". El control, ha manifestado, "llega hasta donde llega".

En su interrogatorio, más técnico que el de Montoro, ha explicado que los sistemas de control del Ministerio de Hacienda llegan a la realidad financiera y presupuestaria pero que "no son la realidad material de los hechos", es decir, que el control podía no ser absoluto sobre las cuentas de la Generalitat, dado que solo se podía revisar y controlar aquello que la administración catalana enviaba.

Y a veces, ha precisado, la información remitida fue "incompleta e inexacta", y en esos casos se tomaron medidas y se envió a Fiscalía.

Hasta en tres ocasiones, ha admitido el testigo, lo hizo ante la Fiscalía General del Estado, una cantidad que el exministro elevó a siete y que el expresidente Mariano Rajoy cifró en nueve.

Rico ha explicado que se denunciaron irregularidades en los expedientes y pagos de Diplocat relacionados con los observadores electorales para el referéndum, otras por el acuerdo del Govern de finales de agosto de 2017 en el que se asumía el compromiso de gasto, y también se denunció la campaña de publicidad de civismo.

Respecto a este último caso, el de los anuncios de las vías del tren, ha recordado que la Generalitat aseguró que la campaña había quedado desierta, aunque luego comprobaron que, en realidad, las autoridades catalanas habían desistido.

FACTURAS IMPAGADAS

No obstante, Hacienda comprobó que había dos facturas impagadas emitidas por la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) por los anuncios del 1-O, de 93.179 y 184.624 euros, si bien la Generalitat justificó que no se pagó nada porque no existían registros ni expedientes abiertos por estos conceptos, como así defendió en el juicio la directora de servicios del departamento de Presidència en esa fecha, Teresa Prohias.

Hacienda no estuvo conforme con esta explicación y así lo denunció a la Fiscalía. Y, de hecho, el ente público todavía reclama el pago de esas facturas a la Generalitat. 

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla