+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CAUSA POR REBELIÓN

La Fiscalía espera a tener los detalles del viaje de Puigdemont para decidir si insta la euroorden

La duración será clave a la hora de determinar si se debe activar el arresto internacional. El Supremo descarta hacerlo si se trata de un viaje relámpago para no perjudicar la imagen de España

 

Carles Puigdemont, en Bruselas, el pasado 12 de enero con los diputados de Junts per Catalunya. - JOHN THYS (AFP)

ÁNGELES VÁZQUEZ
21/01/2018

La Fiscalía del Tribunal Supremo espera a conocer los detalles del viaje que el 'expresidente' de la Generalitat Carles Puigdemont planea hacer este lunes a Copenhague para tomar una decisión definitiva sobre si insta o no la reactivación de la euroorden con la que intentar que sea entregado a España, una vez que el cabeza de lista de Junts per Catalunya ha demostrado su nula intención de regresar.

Fuentes fiscales explicaron que la salida de Bélgica hacen perfectamente viable solicitar al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena la reactivación de la orden de detención y entrega europea, pero la decisión definitiva solo se adoptará una vez confirmado el viaje y "en función de las circunstancias concretas" que lo rodeen. "Por principios" el ministerio público la instaría, ya que Puigdemont es un huido que ha desoído las citaciones judicales y que ya solo permaneciendo en Bélgica se entiende que "persiste en su plan delictivo y sigue desarrollando acciones tendentes a su consumación".

De vuelta a Bruselas
Pero de poco serviría que se reactivara la orden europea de detención y entrega, si para cuando estuviera cursada, Puigdemont ya hubiera regresado a Bruselas, sobre todo si se tiene en cuenta que el magistrado que debe proceder a acordar lo solicitado por el fiscal fue el que la anuló cuando asumió la causa por rebelión, sedición y malversación en la que el 'expresident' está imputado, junto al resto del que fue su Govern.

De ahí que fuentes jurídicas descarten que el Tribunal Supremo tenga intención de reactivarla, aunque lo acabe solicitando el ministerio público. Sostienen que hacerlo, una vez retirada la que en su día había cursado la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, sería perjudicial no solo para la imagen de España, sino también para Bélgica y la propia Unión Europea.

Además, las euroórdenes pueden ser cursadas en cualquier momento de la instrucción por lo que no sería nada descabellado que el juez Llarena volviera a activarlas con la instrucción más avanzada o, incluso, una vez ya juzgados los más de 20 imputados que sí están a disposición de la justicia española.