+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Horas de tensión

REPORTAJE

"Moriremos matando"

 

MAYKA NAVARROMAYKA NAVARRO 04/04/2004

21.03 minutos. Anoche. Calle de Carmen Martín Gaite del barrio norte de Leganés. A menos de 300 metros, al final de la calle, una fortísima explosión, seca, aterradora, silenció bruscamente a los centenares de vecinos que se agolpaban en las esquinas para presenciar en vivo lo que estaba sucediendo. En dirección contraria al denso humo blanco, agrio en la garganta, decenas de policías de paisano aparecían, como zombis, y llevándose las manos a la cabeza. Los suyos eran los rostros del peor de los presagios. En ese instante, un vecino, desde un balcón cercano gritó con toda su alma: "Hijos de puta. Hijos de puta. ¿Qué estáis haciendo? ¡Vale ya! ¡Vale ya!".

Uno de los agentes de la brigada de información, de mediana edad, con americana de pana azul, y el pelo como emblanquecido de golpe, habló con la misma pena con la que derramaba sus lágrimas. "Tienes que salir de aquí. ¿No te das cuenta que pueden haber más bombas?", rogó a esta periodista.

En el trayecto, el agente narró aquellos últimos tres minutos allí dentro. "Hemos intentado entrar a la casa y nos han recibido a tiros. Gritaban como locos: ´Alá es grande´, ´Alá es grande´, ´Moriremos matando´. Cantaban en árabe. Y ahora, cuando han vuelto a intentar entrar otros compañeros, uno de los terroristas se ha debido inmolar. Dios mío, están locos. Quizás ha muerto un compañero. Aléjate ya por favor. Sal de aquí".

"¡Todo el mundo en casa!"

A su alrededor, otros compañeros de las Unidades de Intervención Policial (UIP) corrían, nerviosos, exigiendo a la gente que cerrara las ventanas de sus casas. "¡Cierren las ventanas! ¡Usted! ¡métase ahora mismo para adentro! ¡¿Pero no están viendo lo que pasa?, todo el mundo en casa, Dios mío!".

Un hombre de mediana edad intentaba explicar a los agentes que su novia vive en el edificio donde se produjo la explosión y que ella no atendía ni al móvil ni al teléfono de casa. "Señor, que ya le he dicho que se ha desalojado todo el edificio. Que los móviles no funcionan y que no deben andar muy lejos. Haga el favor de estar tranquilo que bastante tenemos ya".

En el cielo más cercano, junto a una hermosa luna llena, dos helicópteros sobrevolaban e iluminaban las escenas que sobrecogieron la tarde de ayer a este barrio de Leganés, construido hace apenas seis años.

Piso vigilado

La policía había conseguido dar el viernes por la noche con el piso en el que se escondían, como mínimo, tres de los terroristas huidos tras la masacre del 11-M y lo vigilaban de cerca y con discreción. Querían esperar. Los GEO (Grupos de Operaciones Especiales) estaban alertados desde las siete de la mañana. Los agentes de este grupo de élite habían dormido poco porque la noche anterior la pasaron con otros compañeros de uno de los grupos de homicidios de la jefatura de la policía de Madrid deteniendo a unos peligrosos atracadores rumanos.

A las seis de la tarde, policía uniformada empezó a tomar el barrio. Los agentes desalojaron uno a uno todos los edificios. "Señora, haga el favor de bajar ahora mismo", gritó el agente por el interfono. "No, no le da tiempo a vestirse. Se pone un abrigo y punto, pero baje ya por favor", insistió. Y María del Mar bajo en zapatillas de andar por casa del brazo de su hija Jennifer, de ocho años. La niña estaba aterrorizada: "Casi no puedo andar. Tengo mucho miedo. ¿Mamá son los del tren?".

Tras la explosión y confirmada la muerte de uno de los agentes de los GEO, muchos fueron los que se derrumbaron, por segunda vez tras la masacre de Madrid.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla