+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN EL CONGRESO

Reencuentro Sánchez-Iglesias con el 10-N en el horizonte

El presidente se somete a su primera sesión de control desde febrero tras el fracaso negociador. El podemista ofrecerá al jefe del Gobierno diálogo para intentar un acuerdo 'in extremis'

 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, llega este miércoles al pleno del Congreso de los Diputados. - DAVID CASTRO

IOLANDA MÁRMOL
11/09/2019

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reencuentran este miércoles en el pleno del Congreso de los Diputados, bajo la presión de hacer un último esfuerzo para fraguar un pacto que evite la repetición de elecciones o sumergirse ya en la precampaña del 10 de noviembre. Tras el fracaso de los equipos negociadores, la única posibilidad de esquivar los comicios sería un acercamiento personal entre ambos líderes antes de que termine esta semana.

El jefe podemista ofrecerá diálogo en la sesión parlamentaria, desde un tono conciliador, adelantan desde su entorno. El presidente en funciones, aparentemente determinado a ir a las urnas a pesar de que el PSOE presiona para buscar una alternativa, insistirá en que una coalición no es viable y recordará a Iglesias que la única vía es que acepte un acuerdo programático. Ambas posiciones dejan la puerta abierta a un improbable vuelco de última hora pero, sobre todo, tratan de convencer a la ciudadanía de que la convocatoria electoral es algo contra lo que han luchado hasta el final.

La sesión ha arrancado a las nueve con el discurso de Sánchez para informar sobre el último Consejo Europeo. Ha defendido que "no cabe renegociar" el acuerdo de la UE respecto del 'Brexit' y ha garantizado que España está preparada para la salida del Reino Unido aunque sea de forma desordenada. "Estamos preparados para cubrir cualquier escenario posible y por eso quiero trasladar un mensaje de tranquilidad", ha señalado. Para afrontar retos como este, Sánchez ha pedido al conjunto de la oposición que no bloquee la formación de un Gobierno progresista fuerte, capaz de pilotar al país desde la estabilidad.

En torno a la una se espera que termine la comparecencia sobre la UE y que comience la primera sesión de control al Gobierno desde febrero, cuando se convocaron las elecciones generales del 28 de abril. Será entonces cuando se medirá la temperatura en la oposición. Los podemistas ya han adelantado que tenderán la mano a Sánchez. PP, Ciudadanos y Vox intervendrán desde la convicción de que, salvo milagro, estamos ya en precampaña electoral.