+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MUJERES FEMINISMO

Mónica Díaz: "Hay una eclosión del movimiento feminista en Latinoamérica"

Desde 2014 lucha junto a una veintena de compañeras por "dignificar la imagen de la mujer" a través de actividades culturales

 

Mónica Díaz en las V Jornadas por el Día Internacional de la mujer indígena. - FACEBOOK / MANUEL F. MINAYA

EFE
08/09/2019

Aunque todavía queda camino por recorrer, la secretaria de la Asociación de Mujeres Latinoamericanas en Zaragoza "Inaru", la chilena Mónica Díaz, reconoce que se está produciendo una "eclosión" del movimiento feminista en estos países.

Tras el golpe militar de 1973 encabezado por el general Pinochet, Díaz migró junto a su marido y sus hijos a Cuba, primero, para recalar finalmente en la capital aragonesa, donde vive desde 1979.

Ahora, y desde 2014, lucha junto a una veintena de compañeras por "dignificar la imagen de la mujer latinoamericana" a través de actividades culturales como sus recientes jornadas dedicadas a las indígenas.

¿Qué significa "Inaru"?

"Inaru" es una palabra arahuaca que significa mujer. Es la lengua originaria más hablada en América Latina, desde zonas de Argentina hasta Centroamérica.

¿Cómo nació la Asociación de Mujeres Latinoamericanas en Zaragoza?

Encontramos personas que nos apoyaron en la idea de que era interesante trabajar desde el punto de vista de la mujer, de la mujer latinoamericana. Porque hay organizaciones que se supone que son mixtas, pero en ellas las mujeres hacemos el trabajo y los hombres se llevan las medallas.

Además, he trabajado 25 años en la Casa de la Mujer y tengo la experiencia de que cuando las mujeres trabajamos juntas somos capaces de hacer muchísimas cosas y de divertirnos mucho.

¿Cuál era el objetivo?

Nuestro objetivo era dignificar la imagen de la mujer latinoamericana, que aquí todo el mundo asocia con personas que trabajan en el cuidado de personas mayores. Y también llega gente que tiene diversa cualificación. Nos hace falta esa proyección cultural, porque somos países pujantes en los que hay gente que tiene todo tipo de formación, preparada para desempeñar todo tipo de trabajos.

Ser mujer e inmigrante latinoamericana, ¿supone en esta sociedad una barrera?

Todas. Un tema que me provoca mucho es cuando se habla de la baja natalidad en España. Parece que se esté esperando que las mujeres inmigrantes tengan niños porque tenemos una natalidad más alta.

Por otro lado, se dice que las mujeres españolas no tienen hijos porque no tienen condiciones. ¿Acaso una mujer inmigrante que trabaja en los cuidados del hogar va a tener mejores condiciones para tener hijos?

¿Y qué supone para ustedes el apoyo a través de comunidades o de asociaciones?

Es muy importante porque somos personas que estamos desgajadas de nuestro medio natural, de nuestras familias y hay gente que está muy solita. Pero aunque tengas familia y estés acompañada, la solidaridad, la empatía y esa complicidad que se crea en las mujeres te hace sentir muy bien.

Pongamos el foco en la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en Latinoamérica. ¿En qué punto se encuentra?

Allí todavía nos falta camino por recorrer, pero en estos momentos hay una eclosión en el movimiento feminista. El año pasado en Chile hubo una gran movilización en las universidades y fíjate qué es lo que reclamaban las chicas con ayuda de sus compañeros: estaban luchando contra el acoso de los profesores.

Realmente en Europa se han alcanzado muchas metas, y en América Latina todavía está en discusión el aborto.

Una de las acciones que realizan desde "Inaru" para hacer visible a la mujer latinoamericana son las jornadas por el día internacional de la mujer indígena, que concluyeron ayer.

Precisamente este año las jornadas se centraban en Patricia Gualinga, una lideresa del pueblo sarayaku en la Amazonia ecuatoriana y que está luchando desde hace muchos años por defender su territorio. Es una mujer absolutamente admirable por su lucha, que no es individual ni personal, sino colectiva.

Como son personas que viven tan vinculadas a la naturaleza, en cuanto les cambian sus condiciones están en peligro de desaparecer. Su lucha vital ahora ha saltado a las primeras páginas de todo el mundo por los incendios del Amazonas.

Pero desde "Inaru" se celebran muchos otros actos...

Comenzamos nuestras actividades haciendo una conferencia sobre Elena Poniatowska. Por ejemplo, también hemos hablado sobre Flora Tristán, Rosario Castellanos, sobre la novela indigenista y hemos proyectado una película sobre Violeta Parra.

Este año hemos editado un libro sobre la líder indígena Berta Cáceres porque todos los años conmemoramos su asesinato. Finalmente, en noviembre tenemos el Día de la no violencia, que conmemora el asesinato de las hermanas Mirabal, de la República Dominicana.