+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ELECCIONES EEUU

Mujeres de origen latino son la sensación en las votaciones de Nueva York

Encabezadas por Alexandria Ocasio-Cortez, Catalina Cruz, Jessica Ramos y Julia Salazar, se han convertido en las representantes del poder femenino

 

La candidata democrata a la Camara de Representantes por Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez habla con varios votantes antes de emitir su voto en el Bronx Nueva York. - EPA

EL PERIÓDICO
08/11/2018

La victoria electoral lograda en Nueva York por un grupo de jóvenes políticas latinas del ala izquierdista del Partido Demócrata, en barrios fundamentalmente inmigrantes y trabajadores, refleja el rechazo generado por parte de la población de EEUU a las políticas y la retórica del presidente Donald Trump.

La joven Alexandria Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueño y las políticas de origen colombiano Catalina Cruz, Jessica Ramos y Julia Salazar, son un ejemplo de este movimiento de reacción que ha cuajado en las elecciones legislativas de medio mandato celebradas ayer y en las que los demócratas han recuperado el control de la Cámara de Representantes y del Senado del Estado de Nueva York.

LAS POLÍTICAS DE TRUMP


"Son parte integral de la excepcionalidad" vivida en todo el país, dijo a Efe el profesor Carlos Vargas, del Centro de Estudios Puertorriqueños en Nueva York. Para este académico, el aumento de la participación en estos comicios, que incluían la elección a la Cámara de Representantes, la renovación parcial del Senado y la votación de gobernadores, entre otras, se ha debido a la reacción contra los dos primeros años de mandato de Trump.

En este sentido, destacó "el ataque contra los inmigrantes, específicamente contra los latinoamericanos," así como la retórica de Trump "que está tratando de azuzar la base blanca que tiene unas tendencias xenófobas".

Según Vargas, la "gran" participación se ha registrado en todos los segmentos y los estratos" de la sociedad, aunque resaltó que "no hay duda de que las mujeres han llevado la batuta, tanto como votantes como candidatas y vencedoras".

Aunque aseguró no tener datos suficientes, comentó que en Florida "la mayor parte del electorado hispano ha apoyado a los demócratas, sobre todos las latinas", una característica que, estimó el profesor, es muy posible que se haya repetido también en Nueva York, donde Ocasio-Cortez se ha convertido en la líder mediática de este movimiento femenino insurgente.

UNA NUEVA HISTORIA


"Hemos hecho historia esta noche y en múltiples niveles: No hemos aceptado ningún fondo de ninguna corporación y en un distrito en el que el 70 por ciento de la gente es de color, inmigrante y mayoritariamente trabajadora se ha elegido por primera vez a una persona de color", dijo anoche Ocasio.

La política, de 29 años, elegida por los barrios de mayoría inmigrante de Queens y Bronx, también subrayó que se convierte en la mujer más joven en lograr un escaño en el Congreso estadounidense.

"La gente del Bronx y de Queens, y los incontables seguidores en todo el país, nos han elegido con un claro mandato de luchar por la economía y la justicia social en Estados Unidos", señaló Ocasio en su cuenta de la red social Twitter.

La neoyorquina que habla español también criticó la "corrupción del dinero en la política o las violaciones contra los derechos humanos cometidos por la oficina de inmigración y control de aduanas", como elementos que le empujaron a comenzar su carrera política.

OTRAS SOÑADORAS


Otro ejemplo de estos nuevos rostros es Catalina Cruz, elegida junto a Ocasio para el Congreso y quien destaca en su página de la campaña electoral que viajó a Nueva York con 9 años, traída por su madre, para vivir en Queens.

"Soy una soñadora, soy la hija de una trabajadora indocumentada que me trajo aquí para lograr el sueño americano", dice Cruz, que tras su victoria reveló que ella "ni siquiera había soñado en que alguna podría votar".

Las elecciones de ayer han dado la victoria demócrata en la Cámara de Representantes, pero han reforzado la mayoría republicana en el Senado, mostrando la división del pueblo estadounidense.