+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

gran premio de canadá de fórmula 1

El mejor Hamilton desnuda al peor Vettel

Los récords de Schumacher ya no parece tan lejanos para el inglés que no desaprovecha un nuevo regalo de los pilotos de Ferrari

 

Hamilton, tras llegar a la meta. - EFE / EPA / VALDRIN XHEMAJ

MIGUEL MARTÍNEZ
09/06/2019

Tenían el coche más rápido de nuevo, como en Baréin, como en Bakú, como en buena parte de la temporada pasada, pero Ferrari parece empeñada en hacer la vida fácil a Mercedes. En Baréin una avería dejó a Charles Leclerc sin victoria; aquí en Canadá, fue un error de pilotaje de Sebastian Vettel, el que dejó en bandeja la victoria a Lewis Hamilton en el escenario donde logró su primera victoria, doce años atrás. El inglés consolida el liderato en el mundial mientras sigue su imparable trayectoria a ritmo de récord. Los siete títulos de Michael Schumacher ya no parecen imposibles para el chico de Stevenage que en su camino hacia la sexta corona va quemando otros récords históricos como las seis del Kaiser en el siempre espectacular trazado Gilles Villeneuve.

Error de pilotaje de Vettel 
Transcurría la vuelta 45, recién superado el ecuador de la carrera, realizados ya todos los cambios de ruedas inicialmente previstas. Lewis Hamilton recortaba décima a décima su desventaja con Sebastian Vettel en la cabeza, hasta que, a menos de medio segundo, se convirtió en una  gran mancha plateada en los retrovisores del alemán. El GP de Canadá se convirtió en un duelo de muchos quilates, nueve títulos entre los dos. Vettel se pasó de frenada, tomó el atajo del césped, y al regresar a pista, se fue al exterior con toda la intención para estrangular a Hamilton y no dejarle ni un centímetro. El inglés tuvo que frenar y desató las quejas gestuales de Toto Wolff, su jefe en Mercedes, y las del propio Hamilton por radio: “Con esa trayectoria, ha llenado la pista de suciedad”. Los comisarios impusieron cinco segundos de de sanción a Vettel por “poner en peligro a otro participante con una reentrada insegura en la pista”.

Rabieta de Vettel
Entonces se vio la peor cara de Vettel, quejándose una y otra vez por la radio, mientras su ingeniero le pedía una y otra vez que no perdiera la concentración. No dejó de protestar, de rajar contra unos y otros, mientras era incapaz de aventajar en más de cinco segundos a Lewis Hamilton. No quiso atender las entrevistas, se fue a cambiar los carteles que marcan los del orden de los coches ganadores en la meta, amagó con subirse al primer escalón del podio…. Volvió a ofrecer su peor cara, la de niñato que no sabe asumir errores. “Hay que estar ciego para no ver que después de salir a la hierba, no tenía otra opción”, repetía una y otra vez por radio para enmascarar su jugarreta, y sobre todo, para olvidarse de que todo partió de una pasada de frenada ante la presión de Hamilton.

Hamilton "No me gusta ganar así"
“No es la forma en la que me gustaría haber ganado, pero ha pasado lo que ha pasado en la curva cuatro. Yo tomé la curva de manara normal, y él, como cualquier otro piloto que se sale, no debe volver a la trazada buena inmediatamente después de reincorporarse”, explicó Hamilton con contundencia. El inglés se conformó con acabar a menos de cinco segundos, mientras Charles Leclerc firmó una cómoda tercera posición. “El ritmo de carrera era muy bueno, pero tengo que mejorar en clasificación si quiero aspirar a algo importante”, reconoció con toda la sinceridad el monegasco