+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

'Celebrities' confinadas: #quédate en tu mansión

 

'Celebrities' confinadas: #quédate en tu mansión -

LAIA ZIEGER
04/04/2020

Siempre a lo suyo, Instagram ha redoblado estos días su congénita apuesta por la chifladura 'premium'. Mientras millones de usuarios confinados apenas pueden tomar el fresco en el balcón si es que tienen alguno, los miembros del 'star system' de la red, seguramente aburridos por no poder salir a dar una vuelta por el mundo en su jet, han abierto las puertas de su casa. Así, han actualizado sus perfiles con fotos de unas mansiones desde las que ruegan a quien les quiera escuchar que, por favor, hagan el favor de quedarse en casa. Como ellos, ejemplares ciudadanos y, a tenor de las imágenes, también capitanes mundiales en huella ecológica y desconexión social.

Schwarzenegger, fumándose un puro en el yacusi.

Uno de los más complacidos en su confinamiento es Arnold Schwarzenegger. Actor y político, el suyo es un mundo en otra dimensión, en el que nunca suelta un enorme puro, ya sea cuando da lecciones de moral desde su yacusi o cuando practica bicicleta de montaña a lo largo y ancho de sus hectáreas de terreno, juega con sus perros rodeado de estatuas en su honor o comparte imágenes de sus dos ponis, que pasean (de forma holgada) por su salón.

"Mantén una actitud positiva"

Con tanto 'bling bling', el actor casi ha eclipsado las ostentaciones de las reinas del gremio, las hermanas Kardashian. Aunque lo cierto es que tampoco se han quedado cortas a la hora de confirmar que, para ellas, no hay vida plena ni confinamiento feliz sin bodega privadas, segundas residencias en parajes idílicos, cine en casa y vestuarios más grandes que un almacén de Zara.

Ellen DeGeneres, confinada con jardín tropical, piscina kilométrica y vistas al Pacífico.

Con la presentadora Ellen DeGeneres también nos hemos hecho una idea, en 'streaming', de lo que es vivir a cuerpo de multimillonaria. De su enorme mansión, ha dejado ver su descomunal gimnasio, una piscina kilométrica con el Pacífico de fondo y una cocina en la que cabrían dos viviendas familiares estándares. Con tanto espacio, no hay duda de que la convivencia con su mujer, la actriz Portia de Rossi, debe de ser bastante relajada, por lo que queda claro que tampoco debe de resultarle muy difícil mantener la actitud positiva que predica desde los alto de su bicicleta estática.

Kourtney Kardashian, en su finca.

Cabe decir que la lista de famosos estadounidenses que, desde sus redes sociales, rivalizan en casoplones es interminable. En los próximos días, además, seguramente otros vecinos ilustres de Hollywood seguirán agrandando los confines de esta fabulosa prueba de cargo de la desigualdad, la sostenibilidad y la falta de autoconciencia. Y aunque de momento la carrera en estupideces 'grand class' está reñida, una de las favoritas al podio es sin duda Jennifer López, quien días atrás compartía un vídeo en su jardín con un piscina del tamaño de un campo de fútbol en el que se compadecía de que la vida es muy dura cuando no puedes acudir al restaurante.

Gwyneth Paltrow, parapetada tras una mascarilla de 400 euros.

El bronceado de Ronaldo

En Europa, quienes más han hecho gala de cómo se gastan sus sueldos descomunales han sido los jugadores de fútbol. Por ejemplo, de Cristiano Ronaldo a quien el estado de alarma le pilló por sorpresa en Madeira, cuando visitaba a su madre, Dolores Aveiro, que se recuperaba de un ictus hemos tenido la oportunidad de descubrir su impresionante hogar en la isla portuguesa. Tanto él como su pareja, Georgina, han mostrado unas vistas privilegiadas y se han comprometido ante Instagram y su tropa de 'coaches' a que aprovecharán estas semanas de encierro para mantener sus cuerpos esculturales y bronceados, bien con sesiones intensivas en su gimnasio y spa privados, o bien descansando al borde de su piscina.

Ronaldo y sus hijos, sufriendo el confinamiento.

El madridista Sergio Ramos y su mujer, Pilar Rubio, también son dados a compartir su lujosa rutina, que transcurre entre un gimnasio ultraequipado y una sala de juegos más grande que cualquier guardería pública. Una cuarentena que para la mayoría de la población vendrían a ser unas vacaciones pasadas de lujos y vueltas.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla