+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El desdichado gigante que iba dentro de Alien

El nigeriano Bolaji Badejo, de 2,18 metros, murió prematuramente tras dar vida al monstruo del filme que marcó una época

 

Alien, uno de los monstruos más terroríficos de la historia del cine. - AFP

EL PERIODICO
28/03/2019

Se cumplen ahora 40 años del estreno de 'Alien: el octavo pasajero' de Ridley Scott, una de las cimas cinematográficas de la ciencia ficción de la historia. El filme ganó el Oscar a los mejores efectos visuales, en el Festival de Cine de San Sebastián consiguió el título a mejores efectos especiales y fotografía y en los BAFTA también se hizo con dos premios.

La película que encumbró a Sigourney Weaver, en su inolvidable papel como la teniente Ripley, albergó también a otros personajes no tan conocidos, ni siquiera por algunos de los fans más acérrimos. Uno de ellos era el actor que iba dentro del traje de la terrible bestia espacial: Bolaji Badejo fue el encargado de enfundarse el disfraz. El joven nigeriano estudiaba diseño gráfico en Londres y fue localizado en un bar por Peter Archer, uno de los ayudantes de Ridley Scott, el director de la película. Badejo daba el físico: medía 2.18 metros y presentaba una extrema delgadez, así que cumplía con los requisitos que se necesitaban para interpretar el personaje de Alien.Bolaji Badejo asistió a clases de interpretación y no le dejaban casi relacionarse con los otros actores para que fuera más real su papel. La vida de actor de Badejo empezó y terminó en 'Alien: el octavo pasajero', aunque no fue por decisión propia, ya que su físico lo limitaba.

A Badejo le diagnosticaron de pequeño anemia de células falciformes, trastornos hereditarios en los globos rojos que provocan problemas con la hemoglobina encargada de transportar el oxígeno por todo el cuerpo, y convivió con ella durante toda su vida. Badejo empezó a notar los síntomas de esta rara enfermedad a los 30 años, aunque podía mantener su vida diaria normal. A los 39 años lo ingresaron en el hospital St. Stephen en Ebute Metta, Lagos, donde murió el 22 de diciembre de 1992. "Nunca dejó que la anemia afectase a su vida. Lo hizo lo mejor que pudo", afirmó recientemente su hermana Yinka.