+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESTRENO ESTE JUEVES

El fenómeno de la congresista Alexandria Ocasio-Cortez llega a Netflix

'A la conquista del Congreso' no muestra a la congresista que es hoy sino el peculiar, enrevesado y sorprendente camino que la llevó hasta la Cámara Baja

 

Alexandria Ocasio-Cortez, en una escena del documental A la conquista del Congreso. - NETFLIX

EFE
02/05/2019

El fenómeno de Alexandria Ocasio-Cortez llega este jueves a Netflix con A la conquista del Congreso, un documental que explora el insólito ascenso de esta joven latina que, con una campaña sin grandes medios pero centrada en la comunidad y la movilización vecinal, se convirtió en congresista por Nueva York.

Con los ojos como platos y la mano tapándose la cara como si no diera crédito a lo sucedido, la imagen de esta veinteañera y progresista dio la vuelta al mundo en junio del 2018 cuando derrotó en las primarias demócratas a Joe Crowley, un reconocido y veterano congresista que llevaba casi 20 años en su escaño.

Ocasio-Cortez, ese huracán que se convirtió así en un símbolo de la nueva izquierda en Estados Unidos, además de toda una sensación en las redes sociales, pero A la conquista del Congreso no muestra a la congresista que es hoy sino el peculiar, enrevesado y sorprendente camino que la llevó hasta la Cámara Baja. 

PREMIADO EN SUNDANCE

Ganador del premio del público al mejor documental estadounidense en el Festival de Sundance, A la conquista del Congreso gira en torno a Ocasio-Cortez, aunque, en realidad, cuenta también las historias de otras tres mujeres que desafiaron los clichés tradicionales de la política y que retaron en las primarias de 2018 a demócratas muy asentados en el poder.

Se trata de Amy Vilela, que intentó entrar en el Congreso por Nevada; Cori Bush, que hizo lo propio en Misuri; y Paula Jean Swearengin, que participó en las primarias de Virginia Occidental al Senado.

A ellas y a Ocasio-Cortez les unía la falta de experiencia política, la limitación de recursos y la escasez de apoyos de los sectores más poderosos, pero también el entusiasmo por construir candidaturas progresistas basadas en la clase trabajadora y los más desfavorecidos.

"Las cuatro tenían razones muy personales para hacer lo que hicieron y para enfrentarse a maquinarias políticas consolidadas", ha dicho Rachel Lears, directora del documental, al portal Refinery29.

FUERTE CORAJE

"Requiere de un coraje extra participar en una campaña en la que no se espera a nadie -ha añadido la realizadora-. Tuvieron que recurrir a sus experiencias personales de pérdidas y adversidades para tener el coraje y la fortaleza de hacer esto".

En el caso de Ocasio-Cortez, A la conquista del Congreso ofrece un revelador e ilustrativo relato de la joven antes de que fuera conocida por el gran público.

De esta manera, aparece trabajando como camarera en un bar, pateándose de arriba a abajo las calles del Bronx y Queens en busca de votos, repartiendo panfletos a sus vecinos o compartiendo dudas junto a su familia y pareja sobre si está haciendo lo correcto.

"Si fuera una persona normal y racional, habría abandonado esta candidatura hace mucho tiempo", confiesa Ocasio-Cortez al comienzo del filme.

ENTUSIASMO E ILUSIÓN

Su campaña, con un entusiasmo e ilusión muy refrescantes, apostó por diferenciarse claramente de las élites y el clientelismo político.

Frente a los de arriba, ella estaba con los de abajo; en lugar de con las corporaciones y los poderosos, daba la mano a inmigrantes y trabajadores; y, en vez de buscar el respaldo del establishment y la vieja guardia demócrata, prefería visitar a sus votantes puerta por puerta y abrir hueco a nuevas voces en la política.

"Me postulo para representar al Bronx. Soy bronxite de tercera generación. Soy latina, soy boricua, soy descendiente de los indios taínos, soy descendiente de esclavos africanos. ¡Estoy orgullosa de ser estadounidense! Pero debemos estar a la altura de esa promesa", asegura en otro momento del documental.

Asimismo, A la conquista del Congreso refleja los problemas y críticas que sufren especialmente las mujeres al adentrarse en la esfera pública.

"PEDAZO DE MIERDA" Y "PERRA"

Como resume Amy Vilela: "Ahora publican que soy marxista. Ni siquiera sé que es ser marxista. Que soy comunista, socialista, un pedazo de mierda y una perra. Y que parezco rusa, que regrese a mi país, México ... Pero, ¿Saben qué? Sigan hablando".

El final feliz solo se dio para Ocasio-Cortez, ya que el resto de protagonistas del documental perdieron sus primarias.

Pero, al margen de estas historias concretas, A la conquista del Congreso también ayuda a entender el contexto de la izquierda tras la inesperada victoria de Donald Trump en las presidenciales, la influencia de movimientos como Occupy Wall Street y el peso de una juventud movilizada y preocupada por asuntos como la educación y la sanidad públicas o la lucha contra el cambio climático. 

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla