+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

enlace en sevilla

El fútbol se impone al heavy en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio

La novia lució un vestido blanco con un velo de inspiración 'gipsy' y un ramo de flores negras de tela

 

El fútbol se impone al heavy en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio -

Julia Camacho
15/06/2019

Entre vivas y aplausos de las decenas de personas concentradas en las inmediaciones de la iglesia y con una sonrisa radiante que no podía ocultar la emoción, Sergio Ramos y Pilar Rubio han llegado este sábado a la Catedral de Sevilla para darse el "sí, quiero" después de varios años de convivencia y tres hijos en común. Una ceremonia plagada de guiños a ambos contrayentes, desde los invitados, la decoración alusiva a los unicornios o el traje de ella, un vestido de fiesta blanco del diseñador libanés Zuhair Murad, con escote nube y un velo de inspiración gipsy, acompañado por un ramo de flores negras de tela que quedó al descubierto cuando bajó de un impresionante Cadillac Linconl. Una puesta en escena poco convencional, como había augurado.

Desde primera hora de la tarde en los alrededores de la Catedral ha empezado a reunirse una multitud de curiosos armados con sus móviles para inmortalizar, siquiera de lejos, a la retahíla de famosos y deportistas que se había ido desvelando a lo largo de la semana. A bastante distancia, porque la empresa organizadora de la boda y el Ayuntamiento de Sevilla habían acotado con vallas un amplio perímetro alrededor para mayor comodidad de los invitados. No fue el único detalle que dejó ver que no era una boda cualquiera: la Catedral, uno de los monumentos más visitados de la ciudad, cerró al público antes de tiempo y se pidió al personal que no acudieran ese día. Además, una barra con camareros a la entrada de la Catedral permitía a los primeros invitados calmar el intenso calor que a las 16 horas caía a plomo y complicaba mantener el boato.

Sin Cristiano Ronaldo

En ese espacio departieron antes de la ceremonia gran parte de la plantilla del Real Madrid, con su presidente Florentino Pérez, Emilio Butragueño o Fernando Hierro a la cabeza, junto a Lucas Vázquez, Luka Modric, Keylor Navas o Ávaro Morata, compañero de la Selección Nacional y que llegó acompañado de su mujer, Alice Campello.

De La Roja también se dejaron ver los jugadores del Barça Sergio Busquets y Jordi Alba. Pero sin duda, el más aclamado por los sevillanos fue el exjugador blanco David Beckham, acompañado de su mujer, Victoria, una de las más elegantes. Los jugadores andaluces fueron otros de los que levantaron pasiones, como Jesús Navas o el bético Joaquín. Pese a los gritos del público coreando "CR7 dónde está?", ni acudió ni se esperaba a Cristiano Ronaldo.

La farándula también tuvo su hueco en la ceremonia, en la que la Niña Pastori, junto a su pareja el guitarrista Chaboli, interpretó algunas de las piezas musicales y protagonizó algunos de los momentos más emotivos de la tarde. Allí estaba el equipo de El hormiguero al completo, con Pablo Motos, presentador del espacio donde colabora la novia, Marron o el mago Sandro, al que el público, para amenizar la espera, pedía "un truco".

En el breve paseíllo a la Catedral hubo artistas flamencos como De Marco o El Canelita, y toreros como Manuel Díaz El Cordobés, el más simpático y que simuló varios pases para animar al público. La nómina de invitados que se dejaron ver en la iglesia, en cuyo acceso tenían ya que mostrar el tatuaje con el unicornio símbolo de la ceremonia, incluyó además a la periodista Nuria Roca junto a su marido o a Naty Abascal, la única que se saltó el código de vestuario y se atrevió con un fucsia intenso. Azules, negros, amarillos y dorados, sobre todo con muchos brillos, se impusieron en el estilismo de las invitadas para esta boda galáctica.