+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La tapa se viste de Prada

Ayer se presentó Dress in Tapas, una curiosa propuesta gastronómica, al hilo de Aragón Fashion Week

 

El cóctel de la ruta, obra de Moonlight. - FOTOS: ÁNGEL DE CASTRO

Tapa vestida de borraja (Taberna Urbana). - FOTOS: ÁNGEL DE CASTRO

A. OLIVEROS ZARAGOZA
14/03/2019

Homenajes flores a Kenzo, recuerdos a aquellas fíbulas (predecesores de los botones) que utilizaba Pertegaz... Y hasta un stiletto que está para comérselo (y que se sirve sin gluten, por cierto). Impresionante fueron las propuestas presentadas ayer en la puesta de largo de Dress in Tapas, una propuesta gastronómica que nace acompañando a la II Aragón Fashion Week, que se celebra la semana que viene en diferentes espacios. Del 20 al 24 de marzo, y en honor de esta convocatoria de moda, más de veinte locales de Zaragoza y provincia --con el apoyo de la Asociación de Cafés y Bares-- ofrecerán bocados en miniatura realizados, al menos, con un 80% de producto aragonés e inspirados en el mundo de la moda y sus grandes creadores. La presentación de la ruta tuvo lugar en Vorne Store (que también desfila con firma propia en la semana de la moda), en la plaza San Pedro Nolasco de la capital del Ebro, con la presencia de los autores de algunas de estas delicias. Cada uno de los presentes fue hablando de su creación. Desde Alejandro Viñal (Nola Grass), que ha creado una pieza de alta costura en tapa (inspirada en un diseño de Ángel Corraliza, para Etiqueta, que se presentó en la anterior edición de AFW), a Luis, de El Escondite, autor del Stiletto Ñam. La Bocca se lució con un Kenzo Flower (en honor a esta mítica firma) y Montal, rindiendo homenaje a otra firma de saga, hizo un «broche Gabriel», con longaniza. Llamaron la atención el Agua de Rosas de la Terraza Libertad (con su perfume, incluido) o la propuesta del Lorigan, que viste a una Barbie con bolso y todo, con una mezcla de quesos de la tierra y tomate seco, entre otras delicias. El Sastre Baturro, de Designio; el Ni Gucci ni Prada, de Marengo; y El Diábolo se viste de Prada, en una pizza picante del maestro de 22.2 Gradi, completaron la propuesta, aunque quedaban más propuestas, como el sombrero de Al Kareni o la Fíbula de Pertegaz que, en honor al maestro de la costura turolense, presentó Susana, de La Clandestina. La guinda fue un cóctel (que también estará en la ruta), de coco y curry de Moonlight Experimental. La ruta, que tiene en la retaguardia a Yolanda Gil (organizando), se servirá del 20 al 24 de abril, a un precio de 3 euros, por la tapa y una bebida (a juego, claro está). Todo será disfrutarlo. Porque la tapa está de moda.