+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Argumentos científicos frente al avance del creacionismo

¿Defender la teoría de la evolución en pleno siglo XXI? Los doctores Tamayo y Molina así lo creen, visto el creciente poder de los grupos fundamentalistas.

 

eparagon@elperiodico.comeparagon@elperiodico.com 21/02/2008

Mucho ha llovido desde que Charles Darwin sentase las bases de la biología evolutiva moderna. Por eso, tener que defender a estas alturas la validez de la teoría de la evolución, a priori, podría parecer innecesario. Pero no lo creen así el biólogo chileno Manuel Tamayo ni el Catedrático de Paleontología de la Universidad de Zaragoza (UZ) Eustoquio Molina. Ambos científicos llevan tiempo planteando una alternativa racional frente al avance de las pseudociencias. Por separado, como hizo Tamayo el pasado lunes en una conferencia en la UZ. Y también juntos, como en su artículo sobre las imperfecciones del diseño evolutivo, publicado el pasado mes de septiembre en la revista científica Interciencia.

"Él pone la biología y yo la geología, y ambos formamos un gran equipo para hacer frente al fraude del diseño evolutivo", dice jocoso el doctor Molina. "Quizás acá en Europa no lo noten tanto, pero en América, donde los grupos cristianos fundamentalistas ganan poder e influencia día a día, el asunto no es para tomarlo a broma", argumenta el doctor Tamayo ante la extrañeza que puede producir la necesidad de defender algo tan demostrado como es la evolución de los seres vivos. Entonces, si la comunidad científica en bloque considera el diseño inteligente una pseudociencia con características dogmáticas, su penetración en las escuelas ¿responde exclusivamente a criterios morales y/o políticos? "Exacto, y no científicos", responde Tamayo.

El diseño inteligente es una corriente de pensamiento que sostiene que el origen del universo, la vida y el hombre, son el resultado de acciones racionales emprendidas por un creador determinado o diseñador, que sería el Dios de las religiones monoteístas. Vendría a ser una versión contemporánea del creacionismo antievolución, que ahora trata de buscar la respetabilidad intelectual que éste no fue capaz de obtener. Y cambiar la palabra creación por diseño sería un intento de maquillar sus posiciones dogmáticas revistiéndolas de ciencia.

Benedicto XVI dijo que considerar "al hombre y a su razón" un producto casual de la evolución es irracional. "Los defensores del diseño inteligente dicen que un tornado que pase por un montón de chatarra nunca formaría un avión, y eso es cierto", dice Tamayo. Algo tan complejo como una proteína "no se podría formar por azar y en un solo paso. Pero eso no es evolución, ¡es milagro! Detrás de ella existe un proceso dirigido. El asunto es que el que lo dirige, el que lo diseña, no es ningún ente racional que tiene un fin, sino la selección natural", que "se ha logrado a través de miles de millones de años. No ha sido un proceso azaroso e instantáneo. Ellos dicen que la evolución es simple, y eso es falso".

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla