+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

e-Salud: la nueva telemedicina 2.0

El grupo de I+D+i en telemedicina del I3A busca nuevas vías a través de las TIC.

 

JAVIER ESCAYOLAJAVIER ESCAYOLA 03/02/2011

No cabe duda que la Ingeniería Biomédica está atravesando su mejor momento habiendo desarrollado desde robots controlados con la mente, implantes auditivos, córneas electrónicas hasta nano-estructuras que filtran células cancerígenas: descubrimientos que rozan los límites de la imaginación. En este contexto, una de las ramas que más avance ha experimentado en los últimos años y con más potencial de aplicación directo a la sociedad es la salud electrónica o e-Salud.

Desde sus inicios, la telemedicina se ha apoyado en las nuevas tecnologías: envío de medidas fisiológicas desde el teléfono (por voz, sms o e-mail), digitalización de la historia clínica, receta electrónica, e-ambulancia, etc. Pero, al igual que ha sucedido con la web 2.0, la telemedicina evoluciona para dotar al paciente de mayor interactividad en el proceso médico con la ayuda de elementos clave: nuevos terminales, redes sociales, dispositivos médicos personales e interoperabilidad.

La penetración en el mercado de los nuevos terminales móviles denominados SmartPhones ha sido explosiva desde el lanzamiento del primer iPhone. El dispositivo de Apple ha servido como verdadero caldo de cultivo de centenares de aplicaciones orientadas al sector salud, tanto personal como profesional. Con el reciente lanzamiento del iPad se supera definitivamente la reticencia a incorporar tecnología en el entorno hospitalario al tiempo que se desata la fiebre por las Tablets. El último paso ha sido conectar sensores directamente al terminal para procesar las medidas obtenidas (un manguito para la presión sanguínea, electrodos para la señal ECG del corazón o incluso un esfigmomanómetro).

En paralelo, la popularidad de las redes sociales, los servicios web y la oferta de conexiones de datos móviles por parte de las operadoras han logrado que el usuario pueda estar conectado las 24 horas del día. Por otro lado, los nuevos dispositivos médicos personales (básculas Bluetooth, termómetros inalámbricos, etc.) empiezan a formar parte del entorno habitual del ciudadano formando redes personales y corporales. Y como engranaje de esta compleja maquinaria se encuentran las tecnologías de interoperabilidad y estandarización de la comunicación de toda esa información médica.

En la última década, estas tendencias han superado las dependencias de software privado rompiendo con las soluciones aisladas de distintos fabricantes consiguiendo, así, que conectar una báscula a una Tablet sea tan intuitivo como conectar un pendrive USB al ordenador. Tras un gran trabajo de coordinación internacional, la iniciativa Continua Health Alliance ha conseguido establecer un sistema de certificación para dispositivos médicos que cumplan los estándares de interoperabilidad. Poco a poco, van apareciendo modelos disponibles en el mercado como el primer pulsioxímetro estándar que se interconecta de forma directa con un SmartPhone vía Bluetooth gracias a la solución upHealth.ES diseñada e implementada por el grupo de I+D+i en telemedicina y e-Salud del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A).

E-SALUD PERSONAL

Hoy en día cualquier persona es capaz de controlar su salud personal, de forma independiente o con un programa personalizado por un profesional sanitario. Cada vez es más habitual tanto el propio control de dispensadores de medicamentos como la auto-medida de temperatura, peso, distribución de masa corporal, presión sanguínea, niveles de glucosa, saturación de oxígeno en sangre, anticoagulantes... La lista continua con dispositivos como el analizador de orina.

Después, el paciente puede enviar las medidas de forma privada a su Historial Clínico Electrónico que será supervisado por su médico dando soporte, así, a la toma de decisiones médicas. O incluso puede directamente incorporar esta información en Facebook o twittearla como ya permiten algunos dispositivos actuales.

Con este panorama tecnológico, las empresas se han apresurado a ofrecer toda una gama de servicios personalizados para rehabilitación, monitorización de pacientes crónicos, medicina preventiva, atención a personas de la tercera edad o mantenimiento deportivo, entre otros. Además, en este proceso es clave la e-Accesibilidad para su adaptación a la mayor cantidad posible de usuarios: ya no hay excusas para no diseñar aplicaciones usables existiendo navegadores controlados por voz, reconocedores gestuales, realidad aumentada o traductores de voz en tiempo real.

Están sobre el tablero todas las piezas tecnológicas para modernizar el sistema actual de e-Salud vinculando al paciente con la sanidad de una forma nueva, preventiva y más interactiva. Además se otorgan nuevas herramientas al profesional sanitario para mejorar la coordinación, productividad y elaboración de diagnósticos. El proceso requerirá un cambio de mentalidad y un tiempo de aprendizaje, pero los resultados se reflejarán en el bienestar general de la población. Más información en www.uphealth.es.