+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EXPECTACIÓN EN LAS FILAS CONSERVADORAS

La Alemania democristiana prepara la sucesión de Merkel

En CDU deben decidir entre Merz, Spahn y Kramp-Karrenbauer

 

Angela Merkel. - EL PERIÓDICO

CARLES PLANAS BOU
07/12/2018

Un accidentado viaje a Buenos Aires para acudir a la cumbre del G-20 y otro vuelo transoceánico para asistir al funeral del expresidente estadounidense George H. W. Bush. La última semana de Angela Merkel como indiscutible líder de los conservadores alemanes no ha podido ser más ajetreada. Mientras, Alemania se prepara para una sucesión llena de interrogantes. Tras 18 años al frente del partido, la era merkeliana se despide con la elección de una nueva presidencia para la hegemónica Unión Demócrata Cristiana (CDU). Reunidos en el congreso federal de Hamburgo, los 1.001 delegados regionales deben elegir un relevo para Merkel, una decisión trascendental para el futuro del país.

El futuro del movimiento conservador alemán pasa por tres candidatos. En los últimos 15 días, Annegret Kramp-Karrenbauer, Friedrich Merz y Jens Spahn han viajado por todo el país y debatido en ocho conferencias regionales para mostrar sus posiciones y darse a conocer entre votantes, organizaciones sindicales y el ala juvenil del partido. Desde 1973, la CDU ha tenido tan solo tres líderes.

Asediada por un auge ultraderechista que se ha traducido en batacazos electorales y una mayor presión interna, el pasado 29 de octubre Merkel anunció que era momento de dejar paso a una reforma de la mano de su heredera. En femenino, ya que es Kramp-Karrenbauer quien, entre las bases, parece ser la favorita para liderar la CDU. Más moderada que sus rivales, la delfín política de Merkel fue abrumadoramente elegida en febrero como secretaria general del partido.

Según los últimos sondeos, un 48% de las bases conservadoras –que no participarán en esta votación– apoyan a AKK, como se la conoce. La expresidenta del Estado del Sarre, reconocida por un estilo sosegado y pragmático como el de la cancillera, se ha visto influida por la dureza del debate migratorio. Su cercanía personal y de estilo político con Merkel es a la vez su mejor baza y su punto flaco. Si alguien puede disputarle la sucesión es Merz, antiguo líder parlamentario de la CDU y una oportunidad de renovación.