+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Bush ordena controlar la revuelta suní

  •  Seis soldados estadounidenses, acusados de malos tratos a prisioneros de guerra


  •  

    George Bush. -

    MERCEDES HERVAS NUEVA YORKMERCEDES HERVAS NUEVA YORK 29/04/2004

    Mientras sus fuerzas militares continuaban bombardeando posiciones de los insurgentes sunís en Faluya, el presidente de EEUU, George Bush, advirtió ayer de que el Ejército estadounidense llevará a cabo "las acciones que sean necesarias" para hacerse con el control de la ciudad que ha sido escenario de fuertes combates en los últimos tres días.

    "Hay bolsas de resistencia", reconoció el presidente norteamericano en la Casa Blanca, pero inmediatamente intentó quitar importancia al desafío que los insurgentes han planteado a los soldados estadounidenses que sitian la ciudad desde hace tres semanas. Bush hizo hincapié en que "la mayor parte de Faluya está volviendo a la normalidad".

    EEUU se esfuerza paralelamente por resolver la crisis por la vía de la negociación, según dijeron fuentes oficiales. En la ONU, el secretario general, Kofi Annan, afirmó que la organización internacional "recibió el llamamiento de una comisión de Faluya para que interviniese" y tratase de aplacar la violencia.

    FIN DE LOS ATAQUES"La intervención física sobre el terreno está más allá de nuestras posibilidades", dijo Annan. La ONU abandonó Irak tras sufrir un grave atentado que causó 23 muertos, el pasado agosto. Claramente preocupado por la violencia que sacude al país, el jefe de la ONU instó a todos los bandos a poner fin a los ataques y a dar una oportunidad al proceso de transición.

    Annan advirtió de que un ataque contra la ciudad santa de Nayaf, también rodeada por fuerzas estadounidenses, "tendría consecuencias inimaginables" y "complicaría lo que estamos tratando de hacer" para estabilizar Irak y conducir el país hacia el establecimiento de un Gobierno electo. "Todos queremos ver el fin de la ocupación, todos queremos ver Irak en paz", recalcó.

    A esa paz no contribuirá el maltrato a presos iraquís del que están acusados seis soldados de Estados Unidos, que podrían ser sometidos a un consejo de guerra. La cadena de televisión CBS se disponía esta madrugada a emitir fotografías de los verdugos estadounidenses cometiendo los abusos, en su prestigioso programa informativo 60 minutos . Las torturas fueron perpetradas en la siniestra cárcel de Abu Gharib, donde el derrocado presidente Sadam Husein torturó y asesinó durante décadas a iraquís.

    En Londres, el primer ministro británico, Tony Blair, defendió en la Cámara de los Comunes, la ofensiva estadounidense en Faluya. Blair consideró "perfectamente correctos y apropiados" los ataques de las tropas de EEUU contra los insurgentes que, según él, son "terroristas" o "gente del antiguo régimen" que no cuenta con el apoyo de la población. "Las informaciones que tenemos --señaló-- indican que la gran mayoría de la gente, incluso en Faluya, quiere que los insurgentes depongan las armas y permitan que se desarrolle el proceso de diálogo".

    AVISO BRITANICO Blair descartó el envío inmediato de más tropas para reforzar a los 7.500 soldados británicos que actualmente se encuentran desplegados en Irak. Sin embargo, el premier advirtió de que la situación se revisa continuamente y no descartó que pudiera producirse algún cambio. Blair precisó que mantiene contactos constantes con EEUU y otros aliados de la coalición, cuya estrategia política común es asegurar la transición a un Gobierno democrático.