+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LUCHA CONTRA LA EVASIÓN FISCAL

Los cazarrecompensas de la Hacienda italiana

Una ley incentiva a los contribuyentes italianos a denunciar fraudes fiscales y obtener suculentas cantidades de dinero a cambio. Los inspectores de Hacienda españoles hace años que demandan premiar a las personas que desenmascaren a evasores

 

La escalinata de la Plaza de España de Roma. -

ROSSEND DOMÈNECH
19/11/2019

Francesco Menna, alcalde de Vasto, ciudad costera del Adriático, puso la cara y denunció a la Hacienda italiana a muchos de los casi 50.000 habitantes que no pagaban algunos impuestos municipales. Por ahora ha recuperado ya 318.000 euros y su ejemplo ha contagiado a cientos de alcaldes de la península que desde el portal informático de sus ayuntamientos permiten descargar un impreso para denunciar a los evasores fiscales. En otro caso, tras varias denuncias en Palermo (Sicilia), el municipio y la Agencia Tributaria cruzaron los datos entre los fallecidos del año con las facturas declaradas por las funerarias. Tras la investigación, recuperó un millón de euros.

Estos son dos de los cientos de casos que se producen en Italia desde que en el 2017 se aprobó una ley sobre lo que llaman el "wistleblowing" (denunciante). Solo seis países de la Unión Europea cuentan con leyes sobre la delación fiscal y la corrupción. España no está entre ellos y el Código Penal ofrece solo un primer paso en esta dirección.

En abril de este año, la Comisión Europea aprobó una normativa para proteger al denunciante, ya que se producían muchos casos en los que era objeto de amenazas e intimidaciones o, en el ámbito laboral, de boicots a su carrera profesional. Las multas por estas prácticas pueden alcanzar los 50.000 euros, secuelas penales a parte.

FRAUDE FISCAL DE 120.000 MILLONES

Desde aquel 2017, la Hacienda italiana ha puesto a disposición un número fácil (117) al que se pueden presentar denuncias. ¿El vecino que hace tu mismo trabajo goza de vivienda propia más un chalet en el mar y coche de alta gama? Algo debe de haber, es el pensamiento más habitual en estos casos. ¿Un comerciante no te da el recibo por un kilo de manzanas o un simple café? El cliente puede denunciarle. La evasión en Italia alcanza los 120.000 millones de euros anuales, 194.000 millones según varios econonomistas.

En EEUU, con una evasión estimada en 450.000 millones de dólares (cifras del 2018), existe una ley semejante a la italiana desde los años 60. A partir del 2006, el Congreso aprobó además gratificar a los denunciantes con un 30% de los impuestos evadidos por el denunciado y recuperados. Sin ir más lejos, el pasado año un solo denunciante se llevó 100 millones de dólares de premio por haber denunciado, con pruebas, a una multinacional. Las denuncias que más abundan son por tener cuentas en paraísos fiscales. En Canadá, una ley idéntica premia al soplón con entre un 5% y un 15% del importe evadido, pero solo si es superior a 100.000 dólares.

A TRAVÉS DE BUFETES DE ABOGADOS

Una docena de portales de internet italianos, la mayoría de abogados, permiten hacer denuncias anónimas que después son vehiculadas a través del bufete. Un joven emprendedor ha hecho una aplicación "solo para dibujar en un mapa las zonas y lugares donde la evasión es más alta". ¿El del bar no te ha dado ningún recibo de lo que has tomado o el que te ha dado no es fiscal? Pues envías la foto a este colectivo, que trabaja a partir de la geolocalización del teléfono del denunciante y se pone manos a la obra en favor de la "cultura de la legalidad". Y lo cierto es que Hacienda consulta sus pesquisas.

El denunciador, eso sí, no puede ampararse en el anonimato frente a Hacienda y tampoco en el caso de que el denunciado vaya a juicio. Sin embargo, las denuncias anónimas no son excluidas por principio, sino que pueden prosperar, aunque no existe ninguna garantía de que suceda.

El último informe del 2019 de la Autoridad Anticorrupción (ANAC) especifica que recibe dos denuncias por día. La misma cantidad que en el 2018. En el 2017, año de estreno de la ley, fue una por día. No se trata sólo de denuncias por evasión fiscal, sino también por corrupción, tanto en las empresas privadas como en la Administración. De las que llegan directamente a ANAC, el 30% son venganzas y se descartan. Sobre las efectuadas a través del 117, no se sabe.

MENOS DINERO EN EFECTIVO

Desde que existe la ley, gracias a las denuncias llegadas a ANAC han sido detenidas 117 personas, de las que 43 eran políticos, entre ellos 20 alcaldes. En el 75% de los casos se trataba de evasión y corrupción en las licitaciones públicas. Dado que pagar en metálico y en negro resulta cada vez más difícil -"el dinero va a la baja", escribe ANAC-, con frecuencia se paga con puestos de trabajo, gasolina, almuerzos, noches de hotel, vacaciones, reformas en la vivienda y otras prebendas. Uno de cada dos denunciadores es un funcionario o empleado de un proveedor de la Administración y ahora empiezan a moverse también los militares, el 4,2% de las casi 500 denuncias en lo que va de año.

Los municipios son los entes que presentan más riesgos de evasión y corrupción, dicen fuentes de la ANAC, aunque a veces se han producido casos singulares: en el año de estreno de la ley italiana, la policía pilló a un hombre que forcejeaba con una prostituta pretendiendo, tras la prestación del servicio, un recibo fiscal. "La cultura de la denuncia está entrando", dijo Raffaele Cantone, presidente de ANAC, aunque no se refería al ejemplo citado.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla