+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

crisis sanitaria internacional

China bulle al descubrir que el Gobierno silenció el peligro del coronavirus

El mandatario Xi Jinping supo de la gravedad del covid-19 dos semanas antes de hacerlo público

 

Un hombre pasa por delante de una patrulla de policía, todos ellos con mascarilla, en Pekín. - AFP / GREG BAKER

ADRIÁN FONCILLAS
17/02/2020

Las autoridades provinciales de Hubei ignoraron las instrucciones de combatir la epidemia del coronavirus emitidas por el presidente, Xi Jinping. Estos episodios de desobediencia abierta a un líder que persigue a Mao en el santoral chino no son excesivamente verosímiles pero tampoco lo era que Xi no estuviera al tanto de que se estaba cocinando una epidemia devastadora. Una y otra teoría atentan contra la lógica y la narrativa del poder omnímodo de Xi, así que consistía en que Pekín resolviera el dilema con la más inocua.

La revista 'Qiushi', una de las múltiples publicaciones atareadas en decodificar la doctrina del partido, revelaba este fin de semana que el presidente ya había ordenado a los autoridades provinciales que se afanaran en embridar la balbuceante epidemia en una reunión del Comité Permanente del Politburó del 7 de enero. De aquella reunión, celebrada cuando apenas se contaban una sesentena de ingresados por una misteriosa neumonía, no se tenían noticias hasta ahora. La primera reacción pública del presidente llegó el 20 de enero, con el mundo ya en vilo por el amontonamiento de contagios y muertos.

Despropósitos

El festival de despropósitos de los funcionarios locales durante aquellas dos semanas es sabido: minimizaron la gravedad de la epidemia, reprendieron a los doctores que alertaron de ella y apretaron a 40.000 comensales en un espacio cerrado para batir el récord del ágape más multitudinario cuando el contagio entre humanos era más que una sospecha. La certeza de que la ineptitud humana aceitó la propagación del virus generó una ola de indignación popular contra la que urgía levantar un cortafuegos. La nueva explicación oficial que alude a la desobediencia atenta contra la casuística porque la propaganda china abrillanta la biografía de sus líderes apelando a su ignorancia: la Banda de los Cuatro ocultó a Mao el sufrimiento de su pueblo durante la Revolución Cultural y Deng Xiaping mandó a las tropas a Tiananmén por las añagazas del exprimer ministro, Li Peng.

La hemeroteca oficial tampoco responsabilizará de lo ocurrido en Hubei a Xi, supiera o no lo que ahí pasaba. La limpieza de cargos provinciales carece de precedentes en las últimas décadas. Más de 300 funcionarios han sido castigados y ha sido relevada la cúpula sanitaria y la política. La crisis le ha costado el puesto a Jiang Chaoliang y a Ma Guoqiang, líderes del partido en la provincia de Hubei y en su capital, Wuhan. Ambos han sido sustituidos por personal del núcleo de confianza del presidente.

Calendario político

El coronavirus también alterará el calendario político con la suspensión de la Asamblea Nacional Popular, el parlamento chino, que debía celebrarse a principios de marzo. Era otro dilema shakesperiano para Pekín: subrayar la sensación de normalidad y de vuelta al trabajo o renunciar a un cónclave que suponía la llegada de 3.000 delegados desde todas las esquinas del país. Hubiera costado digerir lo segundo cuando se está vigente una cuarentena domiciliaria forzosa de dos semanas a cualquiera que llegue a la capital con la amenaza de responsabilidades criminales y la función de los parlamentarios no va más allá de levantar la mano en masa para aprobar las iniciativas del Ejecutivo.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla