+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Nicaragua

La esposa de Ortega afirma que su familia y amigos no merecen ser sancionados por EE.UU.

La vicepresidenta y su consuegro, el jefe de la Policía de Nicaragua, Francisco Díaz, entre otros allegados a Ortega, ya habían sido sancionados en 2018

 

Murillo insistió en que las sanciones afectan la economía nicaragüense, así como a los más pobres en particular, y eso no es ni cristiano, ni justo. - REUTERS

EL PERIÓDICO
04/05/2019

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, afirmó el viernes que las sanciones económicas de Estados Unidos hacia la familia de su esposo, el presidente Daniel Ortega, y a sus allegados están dirigidas hacia los nicaragüenses, y que no son merecidas.

"Las medidas que han tomado contra el pueblo nicaragüense, no contra personas, son medidas que el pueblo nicaragüense no merece", dijo Murillo, en una alocución emitida a través de medios del Gobierno.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió sanciones económicas contra el hijo del presidente, Laureano Ortega Murillo, la vicepresidenta Murillo y el Banco Corporativo (BanCorp), una subsidiaria de la empresa mixta Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), financiada por el Gobierno venezolano.

La vicepresidenta y su consuegro, el jefe de la Policía de Nicaragua, Francisco Díaz, entre otros allegados a Ortega, ya habían sido sancionados en 2018.

Las sanciones, que bloquean todos los bienes o intereses en Estados Unidos de los afectados y de ciudadanos estadounidenses relacionados con ellos han sido aplicadas a nicaragüenses que Washington considera implicados en casos de corrupción y violación a los derechos humanos.

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia afirmó que hasta ahora no existen sanciones generales hacia la economía nicaragüense y que, en cambio, son dirigidos a personas específicas.

Murillo insistió en que las sanciones "afectan la economía nicaragüense", así como "a los más pobres en particular, y eso no es ni cristiano, ni justo".

La Alianza indicó el viernes que afirmar que las sanciones afectan "a los más pobres" es "una campaña engañosa" del Gobierno ya que únicamente afectan a los mencionados.

Desde el pasado miércoles, tanto Ortega como su ministro de Exteriores, Denis Moncada, así como Murillo, han insistido en pedir a la Alianza Cívica que interceda ante la comunidad internacional para que suspenda las sanciones.

La Alianza ha respondido que no lo hará mientras el Gobierno no demuestre "acciones concretas" para superar la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, entre ellas la liberación de los considerados "presos políticos", respetar la Constitución en lo referido a las libertades ciudadanas, garantizar justicia para las víctimas de la crisis sociopolítica y permitir el retorno de la democracia.

Murillo dijo tener "esperanza y confianza en Dios, y sabemos que Dios y su justicia prevalecerán".

La crisis que atraviesa Nicaragua ha dejado al menos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organizaciones locales cuentan hasta 568, y el Gobierno reconoce 199.