+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CAMBIO TÁCTICO

Europa mira con escepticismo la estrategia de Trump contra el Estado Islámico

Washington plantea un "cambio táctico" y sigue sin especificar la retirada de sus tropas de Siria, algo que inquieta a sus socios europeos

 

Ursula von der Leyen, ministra de Defensa de Alemania (centro), y Patrick Shanahan, secretario de Defensa de EEUU, posan junto a sus homólogos de los países participantes en la Conferencia de Seguridad de Múnich, el 15 de febrero del 2019. - THOMAS KIENZLE / AFP

CARLES PLANAS BOU
15/02/2019

La estrategia occidental en Siria sigue llena de interrogantes. Después de que el pasado diciembre el presidente estadounidense Donald Trump anunciase por sorpresa la retirada de los 2.000 militares desplegados hasta ahora en el país árabe, sus socios europeos miran con escepticismo los planes de Washington. Esas diferencias han vuelto a evidenciarse este viernes en Múnich, donde se celebra la influyente Conferencia de Seguridad.

Desde la capital bávara, el secretario de Defensa estadounidense, Patrick Shanahan, ha intentado calmar a sus aliados. “Los EEUU siguen comprometidos con la causa de la coalición: la supresión permanente de Estado Islámico (EI), tanto en Oriente Próximo como más allá”, ha remarcado. Sin embargo, el responsable del Pentágono ha remarcado que la presencia de tropas sobre el terreno es “menguante”.

La retirada de Siria se mantiene en marcha, algo que inquieta a sus socios europeos. "Todavía estamos tratando de entender cómo los estadounidenses planean retirarse”, ha asegurado un representante europeo en declaraciones a la agencia Reuters. “No creo que aún haya claridad”. En condición de anonimato, tanto políticos europeos como estadounidenses han asegurado que no se ha fijado ninguna fecha para la retirada.

MAYOR COALICIÓN 

Shanahan, que asumió la responsabilidad en el Pentágono después de que su predecesor, Jim Mattis, abandonase el cargo en desacuerdo con la decisión de Trump, ha remarcado que Washington mantendrá su guerra contra este grupo terrorista yihadista, pero con un “cambio táctico”. “Continuaremos apoyando la capacidad de nuestros socios locales para hacer frente a los restos del Estado Islámico”, ha dicho, algo que seguirá en Afganistán, Filipinas o la África subsahariana. Para ello pretende construir una coalición “más grande y fuerte”.

Este lunes pasado las guerrillas kurdas iniciaron su ofensiva final contra Baghuz, en la frontera entre Siria e Irak, último reducto del EI en el país controlado por Bashar al Asad. Trump aseguró que espera que la ofensiva se complete esta misma semana. 

APOYO A LA OTAN

Desde hace años la Conferencia de Seguridad de Múnich se ha convertido en uno de los encuentros más importantes en política internacional, escenario idóneo donde ciertos sectores de la clase política abogan por una mayor militarización y lanzan discursos que después se diluyen.

En la apertura de este foro la ministra de Defensa alemana, la conservadora Ursula von der Leyen, ha dado la razón a Trump al remarcar que Alemania “está comprometida” con aumentar hasta el 2% de su producto interior bruto (PIB) su aportación a la OTAN. “Los europeos debemos llevar una mayor carga”, ha apuntado. Sin embargo, su Gobierno junto a los socialdemócratas (SPD) hace muy difícil que este escenario se cumpla a corto plazo.