+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Medida pionera

Francia adopta una ley para proteger sus lenguas regionales

Con la oposición del Gobierno, el parlamento abre la puerta a la inmersión lingüística en bretón, occitano, vasco y corso

 

Francia adopta una ley para proteger sus lenguas regionales - EL PERIÓDICO DE ARAGÓN / ARCHIVO

08/04/2021

El Parlamento francés aprobó este jueves de forma definitiva una ley para proteger sus lenguas regionales, que abre la puerta a la inmersión lingüística y a la subvención a escuelas privadas en idiomas diferentes al francés.

El texto, el primero de este tipo en la República francesa, fue aprobado por 247 votos a favor y 76 en contra en la Asamblea Nacional con una redacción similar a la que había sido adoptada previamente en el Senado en diciembre pasado, por lo que se considera aprobado.

El Gobierno no había dado su respaldo a esta proposición de ley impulsada por un grupo minoritario al considerar que podía poner en peligro la enseñanza del francés y su extensión a todo el territorio. Pero los bloques partidistas acabaron divididos por las disensiones de diputados procedentes, sobre todo, de Bretaña, de la región de Occitania y del País Vasco francés, que decidieron arropar el texto impulsado por el diputado Paul Molac.

Inmersión lingüística

Actualmente, unos 170.000 de los más de 12 millones de escolares franceses reciben clases en una de las cuatro lenguas regionales reconocidas: bretón, occitano, vasco y corso. La nueva ley exige que en los territorios concernidos por lenguas regionales todo alumno pueda recibir una enseñanza en las mismas.

Además, abre la puerta a que los centros propongan la llamada inmersión lingüística, lo que no implica que la lengua principal siga siendo el francés, según defienden los impulsores de la reforma.

Este era el principal punto de controversia, puesto que el Gobierno consideraba que esa enmienda, añadida en la tramitación parlamentaria en el Senado, donde el partido "macronista" no tiene mayoría, suponía una amenaza a la primacía del francés. El Ejecutivo considera, incluso, ese punto contrario a la Constitución del país que establece que "la lengua de la República es el francés".

Molac, por su parte, defiende que ninguna resolución del Consejo Constitucional ha ido en contra de la inmersión lingüística y que la Carta Magna también recoge que "las lenguas regionales pertenecen al patrimonio de Francia".

El otro punto más polémico se refería a la financiación de las escuelas privadas para la enseñanza de esas lenguas. El texto adoptado establece que los Ayuntamientos deberán subvencionar a las escuelas privadas en aquellos lugares donde no haya ninguna pública que proporcione este tipo de clases.

La ley recoge otras disposiciones relativas a la visibilidad de las lenguas regionales, como la posibilidad de colocar paneles de señalización bilingües o la autorización a incluir en los nombres propios signos diacríticos, muy usados en el bretón.