+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tensión en el país caribeño

Guaidó llama a la insurrección pero Maduro da por fracasado el golpe

El Gobierno de Venezuela se muestra dispuesto a usar las armas y responsabiliza al líder sublevado. El dirigente había asegurado contar con el apoyo de los militares para echar al político chavista

 

Guaidó se dirige a los opositores al régimen chavista en las calles de Caracas, ayer. - REUTERS

ABEL GILBERT
01/05/2019

A tres meses de su autoproclamación como presidente «encargado», Juan Guaidó lanzó su jugada política más audaz y se presentó junto con un grupo de uniformados en las inmediaciones de un cuartel en Caracas. Desde ahí anunció la «fase final» de una ofensiva para desplazar a Nicolás Maduro del poder. De madrugada, el diputado a quien Estados Unidos y unos 50 Gobiernos reconocen como presidente «encargado» quiso dar la sensación de que no estaba solo en esa tentativa y que el frente militar finalmente se había quebrado por el peso de su llamamiento. Pero eso no sucedió, al menos hasta ahora.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) habló de un «mediocre» intento de golpe de estado llevado adelante por un grupo «minúsculo de militares y funcionarios policiales». Delante de la plana mayor castrense, el general Vladimir Padrino López hizo responsable sin nombrarlo a Guaidó «de toda muerte que ocurra».

Lo sucedido alrededor de la base aérea La Carlota, ubicada en el corazón de la capital, supuso una escalada impredecible en el conflicto venezolano desde el 23 de enero. Los incidentes de ayer tuvieron lugar unos 60 días después del fallido intento de perforar la frontera colombiana con ayuda humanitaria proporcionada por Estados Unidos.

«No vamos a permitir ninguna agresión contra la ley, la institucionalidad y la democracia. Si hay que usar las armas para defender estos principios, las usaremos», dijo Padrino López. Guaidó por su parte afirmó tener el «respaldo» de la comunidad internacional «a este proceso irreversible de cambio en nuestro país». El asesor de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton le advirtió a los generales que «se acaba» el tiempo de abandonar a Maduro.

De acuerdo con López, un grupo «insignificante» de uniformados irrumpió en horas de la madrugada frente al cuartel y se apostó en la autopista Fajardo «con armas de guerra». El 80% de los efectivos que acudieron al lugar a partir de una orden «habían sido engañados» y desistieron de acompañar a Guaidó. «Todo esto es parte de una conducta mitómana para confundir y llevar al desastre y la muerte a soldados de la patria», señaló.

Al poco tiempo, «todos los comandantes de unidades operativas y tácticas, regiones estratégicas de defensa integral y la milicia se reportaron de inmediato y se pusieron al frente de las tropas», según el ministro de Defensa. Maduro también se pronunció a través de las redes sociales. «Nervios de Acero! He conversado con los comandantes de todo el país, quienes me han manifestado su total lealtad al pueblo, a la Constitución y a la Patria. Llamo a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos». El coronel Alexis Rodríguez Cabello, al frente de la base, desmintió que en algún momento hubiera perdido su control. Desde el interior del cuartel se lanzaron gases lacrimógenos contra los partidarios de Guaidó. Algunos centenares de personas, entre ellos unos pocos uniformados con distintivos azules, acudieron al lugar convencidos de que se trataba de un hecho consumado. Hubo intercambio de disparos. Un coronel resultó herido. Los incidentes se trasladaron luego a otras partes de Caracas. El fiscal general Tarek William Saab anunció que el Estado actuará «sin que nos tiemble el pulso contra quienes dieron un espectáculo circense».

TRIUNFALISMO

Guaidó presentó por Twitter otra realidad. «Hoy valientes patriotas han acudido a nuestro llamamiento. La Operación Libertad comienza inmediatamente a activarse». La presencia a su lado del líder de Voluntad Popular Leopoldo López no dejó de tener un fuerte impacto mediático.

Encarcelado después de las protestas del 2014, López burló su arresto domiciliario con ayuda de agentes de inteligencia. «Lo estamos logrando. Se ha iniciado el cese de usurpación. Este es el momento. Vamos con fe. Todos a la calle, con uniforme y sin uniforme. El proceso es irreversible», afirmó. El Gobierno de Chile informó anoche que López y su familia se encuentra en la residencia del embajador en Caracas en calidad de «huéspedes».

La gran pregunta de los analistas es si Guaidó tiene además una carta política guardada o si esperaba adhesiones militares que no llegaron. Una versión circuló de boca en boca: se vio obligado a acelerar una acción que tenía prevista como parte de las movilizaciones del 1 de mayo y ante la posibilidad de ser arrestado. Freddy Bernal, uno de los principales dirigentes del madurismo, exigió su encarcelamiento inmediato. ¿Está en condiciones el Gobierno de detenerlo teniendo en cuenta las reacciones internacionales que eso desencadenaría? Maduro sabe que nada puede quedar igual después de lo ocurrido.