+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CONFORMACIÓN DE LA PRENSA

Una investigación periodística revela que la inteligencia rusa asesinó a un checheno en Alemania

La víctima murió tras ser tiroteada el pasado mes de agosto en un parque de Berlín por un hombre que está detenido. La muerte de Zelimkhan Jagosvili abrió una crisis diplomática entre Berlín y Moscú con expulsión de personal de sendas embajadas

 

Protesta el pasado mes de septiembre frente a la embajada de Alemania en Tiblisi, la capital de Georgia, con fotografías del asesinado Zelimkhan Jagosvili. - EFE / ZURAN KURTSIKDZE

EL PERIÓDICO
17/02/2020

El servicio de inteligencia ruso, el FSB, lo que en el época soviética era el KGB, planeó y organizó el asesinato el verano pasado en Berlín del checheno con nacionalidad georgiana, Zelimkhan Jagosvili, según ha informado la página web de información periodística, Bellingcat. La muerte de Jagosvili provocó una crisis diplomática entre Berlín y Moscú. La página web Bellingcat basa su información en un trabajo de investigación realizado junto a Dier Spiegel y The Insider en el que se afirma que el FSB entrenó y facilitó documentación falsa al asesino.

Jagosvili era un exrebelde checheno que había luchado contra las fuerzas rusas. Fue asesinado a tiros el 23 de agosto en un parque de Berlín. Las imágenes recogidas por las cámaras de vigilancia del parque mostraron que el asesino se acercó a Jagosvili en bicicleta y que éste logró apartarlo con un empujón. Luego intentó huir, pero su asesino lo persiguió y le disparó al menos dos veces, dijeron los fiscales alemanes. El presunto asesino, Vladimir krásikov, un hombre con pasaporte ruso, está actualmente detenido en Alemania.

PABLACIÓN MUSULMANA

Tras el asesinato, el Gobierno de Berlín decidió expulsar del país a dos diplomáticos rusos el pasado mes de diciembre tras acusar a Moscú de negarse a cooperar en la investigación. Rusia, por su lado, respondió expulsando a dos diplomáticos alemanes.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo en diciembre que Jagosvili era un asesino que participó en actos sangrientos en territorio ruso y lo calificó de "persona cruel y sedienta de sangre". También aseguró que había luchado al lado de los separatistas chechenos en la región rusa del norte del Cáucaso, de población principalmente musulmana.

Las tensiones entre Rusia y los países occidentales, entre ellos Alemania, que dependen en gran medida del gas y el petróleo de Rusia, han ido en aumento después del envenenamiento en el 2018 del exespía ruso, Sergei Skripal, y de su hija en el Reino Unido.