+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Al Jazira da por muerta a la secuestrada británica

  •  La cadena de TV dice tener un vídeo con el asesinato de Margaret Hasán


  •  

    BEGOÑA ARCEBEGOÑA ARCE 17/11/2004

    Ni su nacionalidad iraquí, ni sus trabajos caritativos, ni el hecho de ser mujer habrían salvado de la muerte a Margaret Hasán, también británica. La cadena de TV Al Jazira hizo saber anoche que tenía en su poder desde hace varios días un vídeo en el que una mujer, que responde a las características de la secuestrada, era asesinada de un disparo a quemarropa en la cabeza. Diplomáticos británicos que examinaron la cinta afirmaron que se trata "probablemente" de Hasán.

    Los responsables de Al Jazira, que decidieron no difundir la grabación, afirmaron que la víctima aparece con los ojos vendados y vestida con ropas de color naranja. Un funcionario de la Embajada del Reino Unido en Bagdad confirmó anoche "la existencia de una grabación que parece mostrar el asesinato de Margaret". "Creemos que es auténtica" añadió la misma fuente.

    LLAMAMIENTO DEL ESPOSO De confirmarse la noticia, Hasán se habrá convertido en la primera mujer extranjera tomada como rehén y asesinada. Su marido, el iraquí Tahsín Alí Hasán, hizo un llamamiento a sus verdugos para que le devuelvan el cuerpo "a fin de que pueda descansar en paz".

    En Londres, el primer ministro, Tony Blair, se declaró "horrorizado" por la posible muerte de la cautiva, que habría recibido "un tratamiento detestable" para alguien "que dedicó muchos años de su vida a ayudar a la población de Irak", subrayó.

    Hasán fue secuestrada el 19 de octubre en Bagdad por un grupo cuya identidad no se conoce. Después de su captura, la mujer apareció en tres vídeos pidiendo a Blair que retirara las tropas. Sus reclamaciones eran similares a las de Kenneth Bigley, el rehén británico decapitado hace unas semanas. La diferencia entre ambos era que el ingeniero Bigley fue a Irak en busca de un sueldo. Hasán, en cambio, estaba en su casa.

    Nacida en Dublín hace 59 años, con nacionalidad irlandesa y británica además de iraquí, se había convertido al islam y llevaba 30 años en el país árabe, del que conocía lengua y costumbres. Desde 1991 era la directora en Irak de la ONG CARE Internacional, que proporcionaba ayuda médica y suministro de agua potable por todo el país. La cooperante se había manifestado contra la invasión de Estados Unidos y había advertido de la "catástrofe" que acarrearía la contienda.

    AL FRENTE DE 60 PERSONAS Durante la guerra, su trabajo se multiplicó al frente de un equipo de 60 cooperantes, la mayoría de ellos iraquís. Tras su secuestro, CARE Internacional decidió suspender todas las actividades en el país.

    "Nos hemos enterado con profunda tristeza de la existencia de un vídeo, que al parecer muestra cómo nuestra colega Margaret Hasán ha sido asesinada", señaló anoche la organización en un comunicado. El dramático final ha coincidido con la ofensiva estadounidense en Faluya, en cuyas calles fue hallado el cadáver de una mujer de rasgos occidentales, aún no identificado.

     
     
    Escribe tu comentario

    Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
    Accede con tu cuenta o regístrate.

    Recordarme

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla