+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el futuro de la unión europea

Macron busca el espaldarazo de Merkel a su proyecto europeo

El dirigente subraya que la «ambición de Francia» para la UE necesita a Alemania. El jefe del Elíseo recibe a la cancillera antes del voto del SPD sobre la gran coalición

 

EVA CANTÓN
20/01/2018

El presidente francés, Emmanuel Macron, se rrunió ayer en el Elíseo con la cancillera alemana, Angela Merkel, cuatro días después del acuerdo alcanzado entre conservadores y socialdemócratas para reeditar una gran coalición de Gobierno que las bases del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) deberán ratificar en el congreso extraordinario de mañana para alejar el inquietante escenario de unas nuevas elecciones en Alemania.

La noticia de este compromiso fue muy aplaudida por el presidente francés, consciente de que su proyecto de refundación de la Unión Europea (UE) es impensable sin un eje franco-alemán en plena forma. Por eso, la amenaza de que los militantes socialdemócratas lo rechacen ha sobrevolado durante la rueda de prensa previa a la cena de trabajo de los dos dirigentes.

La cancillera se mostró optimista sobre el resultado del Congreso mientras que el presidente francés le dio un espaldarazo aunque fue cauto y no quiso comentar la política interna alemana ni hacer pronósticos sobre el temido voto del SPD, limitándose a elogiar la «ambición» del proyecto europeo que, a su juicio, está en el centro del preacuerdo logrado por Merkel y el líder socialdemócrata, Martin Schulz. Una aspiración que París comparte y que no podrá materializarse sin la necesaria cooperación de Berlín.

La ambición / «La ambición que tenemos no puede llegar sola, necesita conjugarse con la ambición alemana», admitió el presidente francés, defensor de un europeísmo sin complejos durante la campaña electoral que le llevó al Elíseo hace ocho meses.

«Tengo confianza en ese camino y creo que en el congreso del SPD muchos harán lo posible para llegar a negociar la coalición, pero es la decisión autónoma e independiente de los socialdemócratas alemanes», señaló Merkel.

La reforma que Macron desgranó en su célebre discurso pronunciado en septiembre pasado en la Sorbona gira en torno a la creación de un presupuesto y un presidente para la zona euro, una idea que tropieza con no pocas resistencias. Los socios del norte son reticentes a mutualizar su PIB con los del sur y solo el compromiso de Berlín puede hacer avanzar las cosas.

Sin embargo, a los conservadores alemanes no les entusiasma la idea de una mayor integración económica. Sobre este asunto, el presidente francés optó ayer por poner el acento en los puntos de convergencia y evitar «obsesionarse» con el debate de los instrumentos. «Si estamos de acuerdo en los fines, construiremos los mecanismos», subrayó.

«Necesitamos avanzar hacia una política común para tener una Europa más soberana, ir hacia más integración económica en la zona euro y definir a medio y largo plazo el camino que vaya en esa dirección. Es demasiado temprano para saber si hay divergencias técnicas sobre las magnitudes de un presupuesto de la eurozona», añadió.

Merkel, mientras, defendió una Europa que de confianza a sus ciudadanos, que aporte una visión estratégica común, fuerte económicamente y con una zona euro estable mejor preparada para afrontar las crisis, así como un refuerzo de las fronteras exteriores de la Unión.

Un mensaje dirigido más al consumo interno alemán que a apoyar las tesis de su anfitrión. «Es capital tener un Gobierno estable en Alemania para actuar en Europa», indicó la cancillera, que también destacó el «amplio terreno de acuerdo» con el SPD en cuestiones europeas.

En el terreno puramente bilateral, el encuentro sirvió para preparar la revisión del Tratado del Elíseo, firmado en 1963 por el presidente Charles de Gaulle y el canciller Konrad Adenauer con el objetivo de sellar la reconciliación franco-alemana tras la segunda guerra mundial.

Las líneas generales del nuevo tratado se plasmarán en una inédita resolución conjunta que el próximo 22 de enero aprobarán la Asamblea Nacional y el Bundestag para reforzar la cooperación entre los dos países.