+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Pompeo acusa a Rusia de frenar la huida de Maduro a Cuba

El jefe de la diplomacia estadounidense asegura que el presidente venezolano planeaba refugiarse en La Habana

 

Pompeo acusa a Rusia de frenar la huida de Maduro a Cuba -

Ricardo Mir de Francia
01/05/2019

Nicolás Maduro habría dispuesto de un avión para sacarle de Venezuela con destino a Cuba durante la intentona de alzamiento promovida el martes por la oposición, pero Rusia le convenció para que se quedará. Eso es al menos lo que ha dicho el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, una afirmación que no ha sido corroborada hasta ahora por ningún medio independiente. En una entrevista a la CNN, Pompeo aseguró que Maduro estaba listo para marcharse por la mañana, pero, según nuestra información, fueron los rusos los que le indicaron que debía quedarse. Esa versión sugiere una situación más crítica que la que aparentemente acabó viviéndose en Venezuela, donde el motín no consiguió atraer deserciones masivas en la cúpula militar ni los altos cargos del chavismo.

Desde Rusia, una portavoz del Kremlin ha negado el relato de Pompeo. Washington ha hecho todo lo que ha podido para desmoralizar al Ejército venezolano y ahora utiliza falsedades como parte de la guerra de propaganda. También lo hizo el propio Maduro, quien se dirigió a la nación bien entrada la noche tras haberse mantenido en paradero desconocido durante casi toda la jornada. Mike Pompeo dijo cómo de locas se han vuelto las cosasque yo, Maduro, tenía un avión listo para escapar a Cuba y que los rusos me prohibieron marcharme, dijo durante la alocución televisada. Sr. Pompeo, por favor. Qué falta de seriedad.

La convulsa jornada vivida en el país caribeño se siguió con extraordinaria atención en Washington. Los principales responsables de la política exterior estadounidense se pasaron el día reclamando en las redes sociales y en distintas comparecencias la renuncia de Maduro, al tiempo que mostraban todo su apoyo al líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al que medio centenar de países, encabezados por EE UU, han reconocido como presidente interino de Venezuela.

Claramente, no estamos hablando de un golpe, dijo el asesor de seguridad nacional, John Bolton. Al igual que no hablamos de golpe cuando el presidente de EE UU da una orden al Departamento de Defensa, tampoco lo es cuando Guaidó trata de tomar el mando del Ejército venezolano. Bolton llegó a sugerir que la oposición tenía un acuerdo con tres de las principales figuras del régimen para que se unieran a la sublevación. Concretamente con el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino; y el comandante de la Guardia Presidencial, Iván Rafael Hernández. Todos estaban de acuerdo en que Maduro tiene que marcharse.

Ninguno de ellos acabó dándole públicamente la espalda. Quien sí lo hizo fue el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), Manuel Ricardo Christopher Figuera, quien emitió un comunicado a modo de deserción formal después de que la rumorología lo situara como uno de los oficiales que acompañó por la mañana a Guaidó y a Leopoldo López en las calles de Caracas.

La Administración Trump no quiso en ningún momento dar detalles de cuánto sabía sobre los planes de la oposición, con la que se ha mantenido en contacto permanente desde antes incluso de que Guaidó se arrogara la presidencia interina del país invocando la Constitución venezolana el pasado 23 de enero. Otras fuentes han sugerido, sin embargo, que esos planes eran un secreto a voces en la capital. Un ex diplomático estadounidense le dijo a Associated Press que conocía desde hace 10 las intenciones de Guaidó para llamar a un levantamiento. Si yo lo sabía, todo el mundo lo sabía, afirmó el diplomático. El régimen de Maduro se lo veía venir y estaba preparado. El régimen sabía incluso probablemente que alguna gente del Gobierno estaba hablando con la oposición y es posible que incluso lo aprobaran.

Una vez más la Casa Blanca se quedó se inmóvil al ver como la estrategia de sus aliados volvía a fracasar. El ex gobernado de Florida, ahora senador, Rick Scott, pidió al presidente que envíe tropas a la frontera colombiana para introducir ayuda humanitaria y defender la libertad y la democracia, así como los intereses nacionales de EE UU en el hemisferio. Pero nada sugiere que esos planes estén en marcha. Trump afirmó a través de las redes sociales que si los militares cubanos no cesan inmediatamente sus operaciones en de apoyo al chavismo en Venezuela reimpondrá el embargo pleno y completo a Cuba. Ese embargo está vigente desde 1960, aunque en los últimos años se han abierto algunas rendijas.