+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MONARQUÍA EN ASIA

El rey Vajiralongkorn, una incógnita para Tailandia

 

El rey Vajiralongkorn ya coronado. - EFE /EPA

AGENCIAS
04/05/2019

El rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia se ha coronado este sábado con boato en el Gran Palacio Real de Bangkok, lo que consolida el inicio de una nueva época en el país tras la de su padre, el venerado Bhumibol Adulyadej, fallecido en 2016. El monarca, de 66 años, ha estado acompañado por su esposa, la reina Suthida, una antigua azafata de vuelo con la que se desposó y elevó al trono por sorpresa el pasado miércoles, así como de miembros de la familia real, el Gobierno y el Consejo Privado del Rey.

Vajiralongkorn ha sido purificado con agua sagrada y ha recibido la corona dorada, de 7,3 kilos y con forma de espiral, en una ceremonia de inspiración hindú y budista, reflejo del sincretismo religioso en Tailandia. "Protegeremos, conservaremos y continuaremos el reino con virtud y para el beneficio y la felicidad eterna del todo el pueblo", ha declarado el rey, utilizando las mismas palabras que pronunció su padre cuando fue coronado en 1950.

CASADO Y DIVORCIADO TRES VECES

Casado y divorciado en tres ocasiones, Vajiralongkorn, monarca imprevisible de personalidad desconcertante, tiene siete hijos de tres mujeres diferentes. De ellos, cuatro viven en Estados Unidos y no forman parte de la familia real. De la tercera esposa, Srirasmi, se divorció en 2014 y al año siguiente los padres y varios hermanos de ella fueron condenados a entre dos años y medio y cinco años y medio de prisión por lesa majestad.

Vajiralongkorn fue proclamado monarca en diciembre de 2016, tras pasar tres meses de luto por la muerte de su padre el 13 de octubre de ese año pero pero no ha sido coronado hasta tres años después pera repetar el periodo de duelo. Bhumibol, rey durante siete décadas, era considerado el padre de la nación y un guía para la mayoría de los tailandeses, que lo veneraban con un fervor casi religioso. Vajiralongkorn no ha heredado el carisma de su progenitor y pasa largas temporadas en el extranjero, en Baviera principalmente.

Aunque la monarquía se considera por encima de la política, la figura del rey anterior fue decisiva en momentos históricos y el actual ha empezado el reinado con una junta militar que está previsto que se disuelva en las próximas semanas tras las formación de un Parlamento elegido en las urnas el pasado marzo.

El debate en torno a la monarquía es un tema casi tabú en Tailandia, donde la ley de lesa majestad prevé penas de entre 3 y 15 años de cárcel para quienes critiquen a la familia real. Maha Vajiralongkorn no esperó a ser coronado para imprimir su huella sobre los asuntos de la realeza. En las últimas elecciones legislativas, se opuso a la candidatura de su hermana a primera ministra por un partido de la oposición.

En el 2017, tomó el control directo de la Oficina Presupuestaria de la Corona, que gestiona las decenas de miles de millones de la familia real.

ACTOS HASTA EL LUNES

Los actos de coronación se alargarán hasta el lunes con un presupuesto de 1.000 millones de bat ( 27,9 millones de euros). El domingo, el monarca presidirá una procesión subido a un palanquín que recorrerá unos 7 kilómetros en torno al Gran Palacio Real, realizando varias paradas en templos como Ratchabopidh y Bowonniwet.

El lunes terminan los actos con una audiencia del rey, que saludará a sus súbditos desde un balcón del Gran Palacio Real y luego se reunirá con miembros del cuerpo diplomático. En las celebraciones de esta coronación participan miembros del cuerpo diplomático pero no mandatarios o representantes de las casas reales extranjeras por decisión de las autoridades locales.