+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Protestas masivas

Los colombianos salen a las calles para rechazar las políticas de Duque

Los sectores sociales se manifestaron en contra del Plan Nacional de Desarrollo y otras medidas impuestas por el gobierno de Colombia

 

Manifestantes participan en la jornada de Paro Nacional en el centro de Bogota, Colombia. - EFE

EL PERIÓDICO
26/04/2019

Diversos sectores sociales de Colombia mostraron su capacidad de convocatoria en una jornada que llevó a miles de personas a las calles, para expresar su rechazo a las políticas sociales y económicas del Gobierno del presidente Iván Duque.

Pese a que la jornada fue convocada como "paro nacional", no tuvo el carácter de una huelga general ya que fueron manifestaciones en las principales ciudades de Colombia que no paralizaron sectores como la industria o el comercio.

En las protestas realizadas en Bogotá y otras ciudades participaron la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), así como sectores campesinos y estudiantiles que ven un "enemigo" en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) impulsado por Duque y que se discute en el Congreso.

POLÍTICAS POLÉMICAS

Además de rechazar el PND, eje del Gobierno de Iván Duque, al que consideran "regresivo" para derechos laborales como las pensiones, las prestaciones y la estabilidad en los trabajos, también protestan contra los asesinatos y amenazas a líderes sociales del país. Esta es la primera protesta de carácter nacional que enfrenta Duque desde que asumió el cargo, el 7 de agosto del año pasado.

"Estamos rechazando el Plan Nacional de Desarrollo, que pretende arrebatar derechos laborales, pensionales y prestacionales del magisterio colombiano y de toda la clase obrera, pero adicionalmente a eso pretende la privatización de la educación pública en Colombia desde el preescolar de tres grados hasta la educación superior", dijo a Efe el presidente de Fecode, Nelson Fabián Alarcón.

A media jornada el ministro de Defensa, Guillermo Botero, dijo que no tenían informes sobre violencia y que la protesta avanzaba sin incidentes. "Tenemos un sinnúmero de marchas, concentraciones en todo el país, pero marchas que afortunadamente han transcurrido con toda la calma, con todo el respeto por los demás ciudadanos y especialmente no ha habido bloqueos de vías" (carreteras), destacó Botero.

En esa dirección el ministro confió en que la protesta transcurriera "dentro de la mayor calma sin que haya desafueros y especialmente destrucciones de establecimientos de comercio o instituciones bancarias, que son usualmente las que se ven afectadas, lo mismo que el transporte público masivo".

BROTES DE VIOLENCIA

Sin embargo, horas después en la céntrica Plaza de Bolívar de Bogotá, en pleno corazón político del país, ocurrieron brotes de violencia en los que encapuchados quemaron las mallas que protegían la estatua del Libertador Simón Bolívar.

También hicieron pintadas en edificios como el Palacio de Justicia, la Alcaldía de Bogotá y la Catedral, cuyas fachadas estaban protegidas por redes. Algunos encapuchados que participaban en la protesta lanzaron piedras y otros objetos a miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía.

En la protesta participaron estudiantes universitarios e indígenas, sectores que en los últimos meses protestaron de forma separada contra las políticas sociales y económicas de Duque, pero que concluyeron con sendos arreglos que, al menos sobre el papel, dejaron satisfechas a las partes.

MÚSICA Y BAILE EN LAS CALLES

No obstante, los desmanes no fueron el común de las marchas en Bogotá, donde se iniciaron en diferentes puntos de la ciudad y terminaron en la Plaza de Bolívar, pues algunos grupos ambientaron la protesta con batucadas, bailes y música.

A estos se sumaron grupos con pancartas y banderas de sindicatos y de partidos de izquierda, como el de la antigua guerrilla de las FARC. "La paz pasa por el cumplimiento de los acuerdos, con la participación de los campesinos, por un Gobierno que reconcilie al país, paro nacional", se leía en un cartel.

En las marchas también hubo espacio para expresar apoyo a la Justicia Especial para la Paz (JEP), un tribunal que juzga los crímenes cometidos en el conflicto armado colombiano y que se creó tras el acuerdo de paz firmado con las FARC en noviembre de 2016.

"Este paro y esta movilización es para (pedir) garantías para líderes y lideresas, que pare la judicialización, la criminalización, los asesinatos que se vienen dando en todos los territorios", manifestó el senador del partido Polo Democrático Alternativo (PDA), Alberto Castilla.

Por su parte, el senador Julián Gallo, exguerrillero de las FARC, aseguró que respaldan "las luchas de los profesores y los estudiantes", al tiempo que reclamó "garantías de seguridad" para líderes y excombatientes, pues según afirmó han sido asesinados 120 de ellos.