+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TRAGEDIA EN EL PAIS MEDITERRANEO

Un terremoto causa 150 muertos y sepulta a 100 niños en Turquía

  •  Unos 200 menores dormían en un internado de la ciudad de Bingol cuando se produjo el seísmo


  • &nbs
  •  

    AGENCIASAGENCIAS 02/05/2003

    Las autoridades turcas consideraron ayer que el seísmo de 6,4 en la escala de Richter que azotó de madrugada una zona montañosa del este del país pudo causar cerca de 150 muertos. La mayor parte de los fallecidos eran habitantes de la ciudad de Bingol, entre ellos 25 niños que dormían en un internado cuyos pilares no soportaron el fuerte seísmo y acabaron por desplomarse.

    El Gobierno turco informó de que se han contabilizado más de 500 heridos, y que al menos 200 personas se encuentran sepultadas bajo los escombros.

    El terremoto, que tuvo lugar a las 3.27 (hora local), destruyó una docena de edificios en la ciudad y dejó seriamente dañados otros 20. Anoche se habían recuperado 84 cadáveres, aunque el ministro del Interior turco, Zeki Ergezen, informó desde Ankara de que la cifra de víctimas mortales puede aumentar hasta 150. "Las intensas labores de rescate continúan", declaró por la tarde el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. "El Gobierno está comprometido en actuar rápidamente para hacer frente a este desastre", añadió.

    SALVADOS POR LAS LITERAS Ayer por la tarde, los turcos centraban su atención en el internado de Bingol, donde 198 niños menores de 14 años dormían en el momento del terremoto. Los equipos de rescate habían sacado 25 cadáveres de entre los escombros mientras que 70 menores habían sido rescatados con vida y se recuperaban en los hospitales de la ciudad. La mayoría de ellos se salvaron porque se encontraban en la parte de abajo de las literas.

    El resto de los niños, más de 100, permanecían enterrados bajo un amasijo de hierro y cemento. "Una piedra me cayó sobre la cabeza mientras dormía. Las literas temblaban. Dos amigos murieron", relató uno de los menores en un centro hospitalario de Bingol. Unas 15 horas después de ocurrido el seísmo, aún se podían escuchar los gritos de algunos niños que permanecían bajo las ruinas del edificio. "Cuando me sacaron de entre los escombros, había amigos míos que me pedían ayuda. Aún se encuentran allí enterados. Ayudadlos, por favor", contó un chaval de 12 años.

    La noticia de la tragedia despertó inmediatamente la solidaridad internacional. Francia, Alemania e Israel fueron los primeros en ofrecer su ayuda, mientras que el Gobierno griego anunció que donará 300.000 euros (50 millones de pesetas) "para ayudar a los habitantes de la zona".

    LAS REPLICAS Desde Berlín, el ministro de Exteriores alemán, Joschka Fischer, declaró: "Es especialmente trágico que haya tantos niños entre los muertos y los heridos. Esperamos que los desaparecidos sean rescatados lo más pronto posible".

    Con mayor o menor intensidad, las réplicas del terremoto se sucedieron durante todo el día, desatando el pánico entre la población. Soldados turcos se encargaron de patrullar las calles de la ciudad para pedir a la gente que permaneciera alejada de los edificios afectados. Gran parte de los habitantes improvisaron campamentos en la calle ante el temor a ser sorprendidos por un nuevo temblor en el interior de sus hogares.

    No es la primera vez que Bingol, una ciudad de mayoría kurda habitada por 250.000 personas, se estremece como consecuencia de un terremoto. En mayo de 1971, 995 personas murieron en otro seísmo.