+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Polémica fiscal

Trump reportó pérdidas de 1.000 millones de dólares entre 1985 y 1994

Según las declaraciones fiscales del presidente de los Estados Unidos, en ese periodo registró números negativos y evitó el pago de impuestos

 

Donald Trump, el presidente de los EEUU en un evento público. - REUTERS

EL PERIÓDICO
08/05/2019

Los negocios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sufrieron pérdidas de más de 1.000 millones de dólares entre 1985 y 1994, según informó el diario local 'The New York Times', que ha obtenido copias de las transcripciones oficiales del Servicio de Impuestos Internos.

El citado periódico afirmó que el magnate neoyorquino registró pérdidas de más de 250 millones de dólares en 1990 y 1991, lo que parece ser más del doble que las de cualquier otro contribuyente individual de Estados Unidos, según datos de la agencia.

EVITÓ EL PAGO DE IMPUESTOS

Así, el ahora dirigente norteamericano perdió tanto dinero que pudo evitar pagar impuestos sobre la renta durante ocho de esos diez años. Trump, por su parte, ha atribuido las primeras quiebras registradas a la resección que se produjo a principios de los años 90.

Sin embargo, la década de información tributaria obtenida por 'The New York Times' describe una imagen diferente, mucho más sombría, respecto a sus capacidades para los negocios y su situación financiera. Trump, el magnate inmobiliario que entregó el funcionamiento de sus negocios a sus hijos tras ganar las presidenciales en 2016, se jactó de su visión y habilidad para los negocios durante la campaña electoral.

PÉRDIDAS TRAS PÉRDIDAS

Las cifras muestran que en 1985, el dirigente informó de pérdidas de 46,1 millones dólares en sus negocios principales, en su mayoría casinos, hoteles y locales comerciales en edificios de apartamentos, que continuaron perdiendo dinero cada año, con un total de 1.170 millones de pérdidas en diez años.

Poco después, en 1987, el propio Trump aseguraba que "no lo hacía por dinero". "Tengo demasiado, mucho más de lo que he necesitado nunca", aseveraba entonces. Un año después, el mandatario insistía en que "si el mundo se iba al infierno, no perdería ni un dólar". El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, rechazó formalmente la petición del Congreso para que entregase las declaraciones fiscales del presidente dado que en su opinión la solicitud "carece de propósito legislativo".