+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA TENSA CON MADURO

«Vienes a provocarme»

Univisión emite una entrevista que Maduro confiscó y en la que se ve como el líder venezolano pierde los papeles ante el periodista Jorge Ramos

 

El material grabado por Jorge Ramos y su equipo fue censurado. - EFE / KIKO HUESCA

ABEL GILBERT
01/06/2019

La escena no tiene muchos antecedentes: un periodista entrevista a un jefe de Estado y este, de repente, molesto por las preguntas, sale de sus casillas como si se tratara de una pelea callejera. «Mira, vienes a provocarme, te vas a tragar tu provocación, te vas a tragar con una Coca Cola tu provocación», le dijo Nicolás Maduro al enviado de Univisión Jorge Ramos el 25 de febrero. La charla acabó abruptamente después de que Ramos quisiera saber sobre la situación de los presos políticos en Venezuela.

El equipo de la cadena norteamericana de televisión fue luego retenido dos horas y se le confiscó el material filmado. Univisión ha recuperado la entrevista y la emitirá este fin de semana. Pero los adelantos emitidos ya han provocado revuelto. La imagen de un Maduro que contiene con dificultades su irritación promete más repercusiones políticas. «Tú te llevas tu basurita, compadre. Agarra tu basurita, Jorge Ramos», dice Maduro ante la insistencia del periodista.

Según Ramos, la grabación volvió a sus manos a través de un circuito que no se puede hacer público por cuestiones de seguridad. Dio a entender que la filtración pudo provenir de alguna estructura del Estado. Ramos definió a Maduro como un «hombre poderoso que se siente seguro y por eso creo difícil que pueda haber una transición pacífica y democrática en ese país». Pero esa «seguridad» quedó por un momento en entredicho durante la entrevista. «Usted sabe, usted no es el presidente legítimo. Entonces, ¿cómo le llamo? Para ellos [la Asamblea Nacional opositora] usted es un dictador», dijo Ramos. Maduro tragó saliva. «Soy un obrero, un hombre sencillo, por voto popular he sido electo y reelecto presidente. Así que te corresponde a ti cómo me quieras llamar».

No dudó entonces en definir a Venezuela como un «régimen de derecho» y sostener que los venezolanos han sido «víctimas de ataques violentos» desde que asumió su primer gobierno, en el 2013. «Yo mismo fui víctima de un atentado». Frente a esos episodios, añadió, «ha actuado la justicia venezolana». Entonces Ramos redobló su apuesta: «No juega juego limpio», le recordó lo que dice la oposición.

Para encontrar una situación tan inusual y tensa de esta naturaleza habría que remontarse a Buenos Aires, en 1982, en medio de la Guerra de las Malvinas, cuando la periodista italiana Oriana Fallaci le dijo al general Leopoldo Galtieri, miembro de la Junta Militar argentina en el poder, que se parecía a Benito Mussolini. «La suya es una dictadura, señor presidente, no lo olvidemos», subrayó Fallaci. Y le recordó la existencia de desaparecidos y grupos paramilitares. «Ofende mis principios», contestó el arrogante general.

Treinta y siete años más tarde y en un contexto diferente, Ramos entró en el Palacio de Miraflores sabiendo que el encuentro no sería sencillo. El periodista cree que «no hay que aceptar jamás la censura» porque, entre otras razones, tiene el imperativo ético de «cuestionar el poder». Pero está claro que el ejercicio de la profesión encuentra más de un escollo en Venezuela. De acuerdo con el Instituto de Prensa y Sociedad se han hecho públicas recientemente unas 155 violaciones y ataques contra los medios. Fueron detenidos 37 periodistas nacionales y extranjeros de manera arbitraria.

En los momentos álgidos del conflicto político se acentúa la regulación de internet. Varias radios han dejado de existir, el diario Panorama de Zulia, uno de los estados más golpeados por la crisis, acaba de cerrar pese a sus simpatías con el chavismo.