+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Gente a la últim@

Miguel Ángel Tirado: «A Marianico le seguiré respetando toda la vida»

 

Miguel Ángel Tirado. - EL PERIÓDICO

Adriana Oliveros Adriana Oliveros
23/06/2019

Lleva toda una vida haciéndonos reír y ahora encara ‘El último show’. Una historia sobre cómo detrás del personaje hay mucho más. Y lo hay. Será la primera ficción de Aragón TV. Y el próximo reto de un cómico de corazón, que ya tiene hasta cabezudo.

–¿Cuál ha sido ‘su último show’?

--Mi último show ha sido una sorpresa en mi vida. Porque va a ser la primera serie que Aragón TV produce directamente y que me han ofrecido protagonizarla y porque tiene mucho que ver conmigo. Es la historia de alguien que siempre ha hecho reír a los demás y al que, de alguna manera, le gustaría cambiar de registro.

–El rodaje no ha empezado pero ya están en el casting de su nieta Claudia.

–Bueno, ya tengo una nieta, pero es pequeñita, tiene 8 añitos. ¡Ahora me ha salido otra en la ficción! Será estupenda.

–El director de la serie, Álex Rodrigo, contó una anécdota en la presentación de la misma. Dijo que, siendo niño, se conocieron un día y que, desde entonces, pensó en rodar esta ficción.

–¡Es cierto! Fue en la entrada de lo que hoy es Aragón Televisión. Yo no recuerdo aquello. Salí a fumar y él, que era un niño en ese momento, se acercó a mí. Y, al parecer, le hablé de la cantidad de estrellas del firmamento y sobre lo pequeños que somos nosotros en comparación.

–Es decir, la frase tiene que ver con aquello de que, detrás de un personaje, hay una persona con muchos más matices.

–Pero yo tengo mucho en común con Marianico. Soy como él, pero más pulido. Como a él, me gusta portarme bien y, como a él, me gusta la gente. Y, como él, me sorprendo con las cosas que pasan en la vida. Marianico representa a un hombre sin estudios que dice las cosas como las siente.

–En este mundo, ¿hay muchas cosas que Miguel Ángel Tirado no entiende?

–Muchas. Hay cosas que no sabes por qué suceden. No entiendo que haya países en los que estés tirando comida y otros en los que no haya ni para comer. A veces, pienso que para salvar este planeta tendríamos que sufrir un ataque exterior, como Independence day. Y lo digo en serio. Frente a un enemigo común nos pondríamos todos de acuerdo.

–Usted siempre ha sido muy solidario.

–Yo no soy Bill Gates y no puedo dar dinero, pero si mi presencia aportaba algo nunca lo he dudado.

–¿Esa sensibilidad tiene que ser con su época como maestro?

–(risas) Lo de maestro fue una época corta de mi vida, pero me gustaba mucho la enseñanza. Pero he hecho muchas cosas, porque no salían oposiciones, y acabé vendiendo lavadoras y de vigilante jurado...

–En eso, no le veo...

–¡Nunca tuve que poner mi vida en peligro! Una vez, nos entraron a robar y se nos llevaron solo la comida que estabámos calentando en un horno para cenar. Y pensé: «si me la están robando, eso es que tienen más hambre que yo».

–Usted fue Marianico por su abuelo...

–Sí, yo soy de Torrero y mi abuelo era Mariano, de Perdiguera. Siendo Miguel, en aragonés era Miguelín, que no me gustaba, o Miguelón, que no me pegaba con mi tamaño. Asi que tome su Mariano.

–¿Cómo vivió el salto a la fama?

–Yo llevaba actuando desde el 85. A partir del 90, surgió No te rías que es peor. Y fue una locura. Eso hizo que empezáramos a trabajar de una manera increíble y a sumar programas. Recuerdo que en 1991 hice del orden de 240 galas, más allá de las grabaciones de la tele. No paraba en casa.

–Pero, a pesar de todo el trabajo que le dio, a Marianico le quiere...

–Marianico me ha dado mucho. Le quiero y le seguiré respetando toda la vida. Y ha vivido muchas modas. A mí me hacía gracia, cuando nacieron los monólogos y yo decía: pero si es lo que hace Marianico. Hablar solo.

–Pero Marianico no tiene gafas de pasta.

–A veces no he tenido ni pasta para comprar gafas (risas)...

–Claro, es que este es otro capitulo. La dura vida del artista, lleva casi 35 años haciéndonos reír. Eso exige mucho trabajo.

–Pero es la vida que tú has elegido. Yo nacía pequeño y cabezón, si hubiera nacido soso ya hubiera sido el colmo.

–Este verano tiene trabajo. ¿Como lo va a compatibilizar con el rodaje?

–No lo sé. No tengo veinte años para tanto lío. Pero estoy ilusionado y nervioso.

–¿Nervioso? ¿Tras tantos años?

–Pilar Lahuerta, La Pilara, que tiene hasta un cabezudo, me dijo una vez; el día que dejes de tener nervios, es que habrás empezado a trabajar por dinero y no por tu público.

–Cabezudos... Esto me suena. ¡Va a tener uno propio en nada!

–El 4 de julio inauguran un cabezudo conmigo en el barrio de la Jota. ¡Y me hace una ilusión loca!