+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Gente a la últim@

Civi Civiac: «La magia existe; prueba de ello son estos veinte años»

 

A Ismael «los biberones de magia» que recibió junto a su hermano David le convirtieron en Civi. Su compañía cumple 20 años. Tienen una historia de campeonato, que se ha hecho libro y nuevos proyectos... Y un a&ntild - CHUS MARCHADOR

Adriana Oliveros Adriana Oliveros
30/12/2018

–Me va a decir, como Gardel, que 20 años «no es nada»...

–¡Los nuestros son mil vidas! Nuestra factoría de magia ha producido espectáculos que han girado por toda Europa. Hacemos 70.000 kilómetros al año, cerramos 2018 con 190 funciones y algunos días esta estábamos en dos o tres sitios a la vez. ¡Eso sí es magia! (risas).

–Ya han comenzado a celebrar el 20 aniversario de Civi Civiac que es este 2019. ¡El día 3 de enero hacen su primer espectáculo dentro de la conmemoración!</b>

–Es un espectáculo de estreno y, además, en Arbolé. Es nuestro Cóctel de ilusiones, que por primera vez se verá en Zaragoza y que va más allá de la propia magia, porque es un reto para la inteligencia humana. Son rutinas muy novedosas, con el concepto de gigante. Por ejemplo, las cartas que utilizamos son tamaño A3.

–Y todo esto dentro de la programación de Zaracadabra, que cumple siete ediciones y en el que tienen arte y parte.

–Zaracadabra nació con una nueva era, como referente de la magia de calle, que está de moda. Es un festival internacional que reúne a 67 ilusionistas de 16 nacionalizades, que en su día se propuso al ayuntamiento y que ha crecido. Y sí, la idea y la dirección artística es nuestra, pero tenemos grandes compañeros de viaje.

–También los tienen en la celebración de su 20 aniversario, que ya tiene libro.

–Escrito por Ana Rioja, ilustrado con Mamen Marcén, con Gráficas Editores, 1.500 ejemplares... ¡Y va fenomenal! Lo más bonito es que cuenta es una historia real y que, al final, hay unas fichas de magia para que los niños se enganchen a este oficio. A partir del libro, hemos preparado también una exposición retrospectiva que empezará a girar en breves, y que intentaremos cuadrar con nuestra gira, como compañía, porque ya tenemos compromisos en Portugal, Italia, Bélgica...

–¿Cómo empezó su historia?

–Mi hermano David y yo nos hemos criado con biberones de magia. Somos del Pueyo de Santa Cruz. Mi madre, Estrella, y mi padre, Eduardo, tenían un espectáculo de magia, aunque lo compatibilizaban con otras actividades. Actuaban por pueblos, colegios, hacían fiestas... Además de magia, tenían Lagartijo y compañía, que era una obra de bandoleros del siglo XV. Mi hermano y yo íbamos a todos los lados con ellos. Y con seis o siete años, mi padre empezó a crear números para nosotros. Fue una infancia maravillosa. Ver a mi padre prepararlo todo era un ritual increíble. Los cuatro íbamos siempre de viaje, conociendo lugares y gente única, desde Juan Tamariz, a Rahma Khan, un faquir zaragozano que actuaba en toda Europa y que falleció hace unos días.

–Pero eso fue solo el principio.

–Antes de crear la compañía aún ocurrieron muchas cosas. Estuve tres años con los Titiriteros de Binéfar, poque mi padre llamó a Paco y le dijo que necesitaba aprender. Hice cursos con Leo Bassi, Pepe Rubianes... Pero siempre pensando en nuestro sueño. En crear nuestra compañía, en idear y construir nuestra propia magia. Somos artesanos de lo imposible.

–Más allá de los espectáculos, siempre han querido hacer didáctica de la magia. Tienen su propio museo en el Pueyo.

–En 2012, creamos en nuestros almacenes la Factoría Mágica, que aúna ciencia y magia. Ya teníamos allí toda la instalación de La feria de los imposibles, que ya es como un museo. Y nos decidimos a hacer talleres y un recorrido para explicar cosas como las ilusiones ópticas. Cuando hacemos visitas se paraliza el pueblo, porque en cinco semanas vienen mil personas.

–¿Ilusiones ópticas? Pero no irá a decir ahora que la magia no existe?

–¡Claro que existe! Prueba de ello son nuestros veinte años como compañía. La magia es un lenguaje universal.

–Siempre ha dicho que España, en general, y Aragón, en particular, tiene un legado mágico impresionante.

–En magia general, los españoles son los mejores. Y es impresionante el legado que ha dejado gente como Juan Tamariz o Pepe Carrol. Él era aragonés, como el gran Florence Gili, Rahma Khan, Javier Antón, Carlos Serrate, Peter Diz... Hubo una generación en la que los mejores eran de la Asociación Mágica Aragonesa.

–Se van al Escorial a dar una master class en el Centro Universitario María Cristina. ¿Una facultad de magia?

–Al Curso Superior de Ilusionismo. Ya han salido dos o tres promociones. Compartir allí lo que sabemos será increíble.

–Ya que vienen pronto sus colegas Magos de Oriente... ¿Qué les ha pedido?

–Que el año que viene traigan una gran gala mágica para cerrar este aniversario con muchos amigos.