+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DOBLES PAREJAS

Claudio Testa: «Hay pizzas congeladas mejores que de restaurante»

 

Claudio Testa. - ÁNGEL DE CASTRO

Marian Navarcorena Marian Navarcorena
05/11/2018

Su pizzería Da Claudio ha sido elegida como la mejor de España por los usuarios de Tripadvisor. Nacido en Turín y afincado en Zaragoza, Claudio Testa tiene dos locales, en Montecanal y en Romareda, especializados en pizza para llevar.

—¿Masa fina o masa gruesa?

—Masa fina y para algún italiano que viene a comer le hacemos la masa un pelín más espesa. Por contra, los italianos nos piden pocos ingredientes y los españoles de tres o cuatro en adelante. Mi pizza es la que se denomina romana, hecha en horno de leña y mide 33 centímetros.

—Con o sin orégano.

—Siempre con orégano, a no ser que el cliente me diga que es alérgico. Yo lo traigo de Italia.

—¿Qué tienen de especial sus pizzas para ser las mejores de España?

—Nosotros nos distinguimos por la masa, la salsa, que la puedes incluso comer a cucharadas, y la mozzarella, que es cien por cien natural. Y también porque ponemos mucho cariño. El premio nos ha llegado del cielo. Nunca me hubiese imaginado llegar hasta donde estamos, pero tenía confianza en mí mismo porque solo en Montecanal vendemos más de mil pizzas cada semana.

—¿Cuánto valen?

—Desde 6,90 euros a la más cara, de 14,90 euros, con trufa. Con foie, queso de cabra y miel o la carnívora cuestan 12,90. Mis locales venden sobre todo pizzas para llevar, aunque también cuentan con unas pocas mesas. Y son mis chicos los que llevan mis productos a las casas como garantía final del producto y de que lleguen en su punto.

—¿Somos los aragoneses comedores de pizza?

—Sí. La verdad es que me he quedado sorprendido. Tengo muchos clientes que compran pizza los martes o miércoles para los partidos y repiten los fines de semana porque tienen amigos en casa. O comen muchas o comen muchas de nuestros locales (ríe), eso ya no lo sé.

—¿Puede aprender cualquiera a hacer pizzas como un italiano?

—Sí. Pero trabajar con horno de leña es complicado. No hay que ser italiano, sino gente con ganas de aprender.

—Dónde aprendió a hacer pizzas y cómo llegó a Zaragoza.

—En una pizzería de un amigo mío en Italia. Siempre me ha gustado y mi sueño era tener mi propia pizzería. Y estoy en Zaragoza porque en unas vacaciones en Salou conocí a una chica que ahora es mi mujer y la madre de mis dos hijas.

—¿Son buenas las pizzas congeladas?

—Si uno come una pizza de dos euros, no puede pedir que al día siguiente no le dé acidez o no se sienta hinchado. Pero también puedo decir que hay pizzas congeladas que son mejores que las que venden algunos restaurantes de Zaragoza. Y lo digo porque he probado todas las pizzerías de la ciudad y de Aragón y de otros sitios. Y a veces me digo, ¡mamma mía lo que vendéis!

—¿Y de las grandes cadenas?

—En Italia no existen estas franquicias cuyos nombres todos conocemos, donde puedes comer una pizza que está hecha hace dos meses en una nave industrial de un polígono de España, a precios desorbitados. Eso de que las pizzas son caras se lo han inventado esas franquicias.