+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONTRACORRIENTE

Daniel Escolano: «Otras regiones nos aventajan formando a músicos de jazz»

 

Daniel Escolano. - SERVICIO ESPECIAL

Rubén López Rubén López
12/10/2020

Es uno de los impulsores de Jazz for kids, el proyecto educativo surgido en Huesca hace siete años y que la pasada semana recibió el galardón especial a la Agitación en la gala de los Premios de la Música Aragonesa.

– ¿Cómo nació Jazz for kids?

– Hace siete años tres profesores de jazz de Huesca nos dimos cuenta de que los niños y jóvenes de la comunidad lo tenían muy complicado para estudiar jazz, más que nada porque nosotros también lo sufrimos en su día y tuvimos que salir fuera. En Aragón solo hay conservatorio superior de clásico y para acceder a los superiores de jazz de otras comunidades hay que pasar una prueba. Lo que hacemos en Jazz for kids es prepararles para que la puedan superar.

– ¿Funcionan como una escuela de música al uso?

– Bueno, nos desmarcamos un poco de las metodologías tradicionales. Lo que intentamos trabajar sobre todo es la práctica. De hecho, nuestra formación solo es un 10% teórica. Realizamos clases grupales, encuentros intensivos una vez cada 15 días o cada mes a los que acuden chavales de entre nueve y 18 años de las tres provincias. Ahora contamos con unos 50 alumnos y nuestra sede física está en Huesca, pero basamos nuestra enseñanza en ensayos y sobre todo en tocar en directo. Por eso hacemos muchas actuaciones.

– Los estudiantes de música no suelen tener muchas oportunidades de tocar en directo...

– Lamentablemente es así y por eso nosotros apostamos por esta vía. Todos los profesores del proyecto, que hacemos esto de forma altruista, venimos de conservatorios clásicos y los conocemos bien. Hay muchas cosas buenas en ellos, pero quizá se debería tocar más en público y organizar más conciertos. Nosotros lo que intentamos es que se conviertan en músicos de verdad y toquen por lo menos 20 veces al año. Por eso organizamos festivales de jazz y participamos en otros.

– ¿Hay proyectos similares en el resto del país?

– Del nivel del nuestro no muchos; solo hay algo parecido en Barcelona y en Valencia. Nosotros pedimos un cierto nivel a los chavales y deben estar matriculados en una academia oficial o particular.

– ¿En otras comunidades se apuesta más por la formación de músicos de jazz?

– Lamentablemente sí; algunas nos llevan varios años de ventaja, porque tienen enseñanzas oficiales de jazz también para chavales. Y eso es un retraso que no nos podemos permitir. Se debería solucionar porque si no cada vez será más complicado que los chavales puedan competir con los de otras comunidades. Las cuatro más punteras son País Vasco, Navarra, Galicia y Cataluña, donde cualquier niño puede estudiar cualquier instrumentos con especialidad de jazz desde pequeños.

– Introdujeron el teatro musical dentro de su formación. ¿Por qué?

– Es una disciplina artística donde jóvenes talentos pueden crear sus propias producciones. Y, además, así formamos a otros jóvenes interesados en la interpretación y los musicales. Llevamos tres años haciendo un musical en el Teatro Principal, aunque este año no ha podido ser. También teníamos muchos conciertos y un viaje a Nueva York en septiembre con una mini gira de una semana. Lo que se mantiene son los dos conciertos que haremos en el festival de jazz de Zaragoza. La pandemia nos está afectando pero también ha sido una oportunidad de probar sistemas nuevos de clases online.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla