+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Gente a la últim@

Jorge Asín: «El cine, como la construcción, es un trabajo en equipo»

 

Jorge Asín. - CHUS MARCHADOR

Adriana Oliveros Adriana Oliveros
05/05/2019

Humorista, guionista y actor de la tierra. De la tierra de ‘Oregón’. Desde hace unos años, también llena su agenda de cine nacional y triunfa en taquilla. Fue fontanero antes de cómico. Recibirá el premio Villa de La Almunia, en el XXIV Festival de Cine de esta localidad.

–Es usted el flamante premio VIlla de la Almunia este año, del Festival de Cine de La Almunia. Lo recoge el sábado.

–Es un gran honor, por parte de un festival al que le tengo un gran cariño. Así que, ¡imagínate! Ya premiaron a todo el equipo y ahora, a mí en solitario. ¡Un lujo!

-La alcaldesa de La Almunia dijo en la glosa del premio que era «imposible no querer a Jorge Asín»... ¡Menuda loa!

–La gente que me rodea, la más cercana, no está tan de acuerdo (risas)... Pero o al final, si lo piensas tiene que ver con una de las cosas más bonitas que nos pasan en esta profesión: notar el cariño de la gente.

–El Festival de Cine de La Almunia se convoca bajo el lema de ‘El valor de la risa’. Hacer humor se está poniendo muy caro.

—Hay canciones de los ochenta que, a día de hoy, no se podrían publicar. El humor es una forma de ver las cosas y hay que tomarlo como es. Va a llegar un punto en el que no vamos a poder hablar.

–Ustedes, con tantos años haciendo ‘Oregon TV’, habrán tenido que desarrollar mucha cintura política.

–(risas) Y aún así nos pasan cosas. En un scketch de la familia Gálvez, echamos a un perro de trapo por la ventana. Se veía que era un muñeco. Pero nos llamó la atención algún colectivo animalista. Y mi compañero Francisco Fraguas se ofendió. Me dijo: «Vamos a ver, llevamos diez años que me pegas collejas en el scketch, y por una vez que te metes por un perro, ¿se lía?» A veces, las tortas vienen sin esperarlas.

–‘Oregón’ tiene muchos premios, Y, sobre todo, un equipazo de guionistas.

–El director, Samuel Zapatero, Marisol Aznar y yo seguimos con los guiones. Para ser fieles a la verdad, hay temporadas que hemos tenido apoyo de una guionista de Madrid. Nos lo pasamos en grande.

–Y meten frases en el imaginario colectivo aragonés, como una Marirramona diciendo «que se jodan las de mi pueblo».

–Es una de las cosas bonitas del programa. Eso y que nos digan que hemos vuelto a reunir a toda la familia ante el televisor. Eso que no pasaba desde el Un, dos, tres...

—Hablemos de cine. Lleva varios años imparable en la gran pantalla.

–Yo esto se lo debo a Bendita Calamidad, de Gaizka Urresti. A partir de esa peli empezaron a llamarme para otros proyectos.

–Y, entre esos otros proyectos, ha habido unos cuantos taquillazos...

–Lo dejo cuando quiera, que es la última, está teniendo buena acogida. Villaviciosa de al lado, la tuvo. Y Yucatán también fue un éxito... Es un gustazo que trabajes en algo así y el público, además, responda.

–Y, ¿cómo se organiza?

–¡Como puedo! Un compañero de la serie Justo antes de Cristo decía que, en esta profesión, o te mueres de sueño o de hambre.

–¿’Justo antes de Cristo’ es la razón por la que le he visto vestido de romano en su cuenta de Twitter?

–Sí, exacto. Es una serie muy divertida, que está funcionando muy bien en Movistar, en la que hago un personaje episódico. Es una mezcla de Astérix con MASH.

–Hablando de series, ha triunfado en ‘Arde Madrid’, de Paco León, haciendo pareja con Jorge Usón, otro zaragozano.

–Paco me conoció en La tribu y me llamaron de su productora para la serie. Luego me confesó que le hacía gracia que dos jorges de Zaragoza y tan distintos hicieran de pareja. Y funcionó con el público, así que estamos deseando que, en la segunda temporada, vuelvan a requerir los servicios de la Benemérita.

–Aun así, por mucho cine que haga, el teatro a usted le tira.

–Es que hay algo que tiene el teatro, que la tele y el cine no tienen: el público. Eso es una droga. Y, para quienes hemos empezado en el teatro, es una droga dura.

–Antes de ser actor, fue diez años fontanero. ¿Qué le aporta?

–Siempre fui mal fontanero, pero aprendí mucho. Aprendí a arrimar el hombro con honradez, a respetar, a hacer equipo... Sobre todo, en un trabajo tan comunal como es la contrucción que, en eso, se parece mucho al teatro o al cine.

–¿Piensa alguna vez en qué hubiera pasado si con 28 años no hubiera dado un giro para luchar por su vocación?

–Sería fontanero o cualquiera sabe. Tomé la decisión que debí tomar. Pero sí fue complicado. En ese momento, me iban a hacer fijo y no tenía ningún sentido nada de lo que estaba haciendo.

–Hoy sus compañeros de productora estrenan en Aragón TV, ‘Vueltra atrás’.

–He visto el piloto y he visto cómo trabajan mis compañeros. Así que esta noche no me lo pierdo. ¡Mucha mierda!