+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

dobles parejas

María Ibáñez y Jesús Jiménez: «El pensamiento positivo es una forma de autoengaño»

 

Jesús Jiménez y María Ibáñez. - SERVICIO ESPECIAL

Adriana Oliveros Adriana Oliveros
09/09/2019

Psicoterapeuta y psicólogo. Tienen en común 20 años de trabajo, un matrimonio y un quinto libro escrito al alimón. ‘Aprende a resolver lo que te hace sufrir’ se presenta en El Corte Inglés de Independencia, en Zaragoza (19.30 horas).

–Son un pack hasta por escrito… Y por tanto, esta entrevista tenía que ser a varias voces.

–María Ibáñez (MI): Nosotros somos un equipo hasta por escrito, así es... (risas).

–Mañana presentan en Zaragoza su quinto libro, que da la vuelta a esta obsesión que tenemos con generar un pensamiento positivo.

–MI: Los consejos que se tienden a dar suelen pasar por escapar del sufrimiento, pero eso no resuelve el problema. Hay que buscar la causa del mismo y solucionarlo. Nosotros proponemos no huír del problema, sino enfrentarnos a él.

–Dicen que las emociones negativas son lo que el dolor al cuerpo. Que no hay que entrenarlas, sino conocer su origen.

–Jesús Jiménez (JJ): Cuando uno sufre, eso es un síntoma. Como cuando nos duele algo. Tomar un analgésico para el dolor, alivia, pero uno debe conocer la fuente del mismo. Y lo mismo ocurre con el sufrimiento emocional. La ansiedad o la depresión son síntomas de que algo ocurre. Por eso, decimos que el pensamiento positivo no funciona a medio o largo plazo. De hecho, tenemos pacientes que nos dicen: «es que he intentado ser todo lo positivo que he podido y estoy peor». Claro, porque ese sistema no afronta el problema sino que intenta que quien lo tiene se sobreponga pesar de todo, pero no lo soluciona. Es una forma de autoengaño y, además, genera frustración. Eso es como si alguien se rompiera una pierna y le dijeras: «no pienses en esa pierna, alégrate de que tienes otra». Sería absurdo. Loprimera que hay que hacer es intentar curarla.

–El libro es una guía, que condensa sus experiencias y sus charlas.

–MI: Lo que hemos intentado durante años de conferencias o en el libro es que cada uno aprenda a investigar su propia mente. Aprender a no autoengañarse y a buscar soluciones. Y también hacemos hincapié, por ejemplo, en métodos para localizar las emociones en el cuerpo y aprender a explorarlas.

–¿Cómo nació el libro?

–MI: Es el quinto libro que escribimos. Los anteriores son novelas con trasfondo psicológico. Pero nos parecía que esta guía de pautas era necesaria y podía ayudar.

–JJ: Eso él, la idea surge de condensar lo que hemos ido contando en las novelas y hacer de ello una guía práctica para saber, según los síntomas de cada uno, por donde puede uno ir... O no ir. Es decir, también damos consejos de qué cosas no sirven para nada.

–¿Por ejemplo?

–JJ: Por ejemplo, relajarse o hacer deporte para resolver la ansiedad. Eso son paliativos, actúas sobre los efectos, pero no es solución a nada. Como el mindfulnes.

–Por cierto, ustedes viajan por todo el mundo y, sin ser de aquí, han hecho de Huesca su centro vital.

–MI: De hecho, ni siquiera en Huesca capital, sino en el campo. A la gente le sorprende, porque viajamos mucho. Pero, la vida nos trajo aquí y nos encanta. Ahora tendremos que trasladarnos, porque vamos a abrir Madrid otro centro.