+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

DOBLES PAREJAS

Jeff Toussaint: «Es más fácil hipnotizar a los hombres; somos más tontos»

 

El hipnotizador Jeff Toussaint. - PITU LÓPEZ

Rubén López Rubén López
23/01/2020

Jeff Toussaint es uno de los hipnotizadores más prestigiosos de Europa y se ha hecho famoso por aparecer en ‘El Hormiguero’. El viernes y el sábado actúa en El Sótano Mágico de Zaragoza.

—Ya es conocido como el hipnotizador de ‘El Hormiguero’.
—Es normal porque es un programa con mucha audiencia, pero llevo mucho tiempo en esto y hago unas 200 actuaciones al año.

–¿Cómo empezó en este mundo?
–Yo tenía 15 años y estaba en Venezuela por el trabajo de mi padre. Para ganar un dinero trabajaba en una tienda de esoterismo regentada por un parapsicólogo italiano retirado. Yo no creía en lo de la hipnosis. A pesar de eso, y aunque pensaba que era una pérdida de tiempo, acepté que me enseñara mientas trabajaba. Dos años después, cuando ya no trabajaba ahí, estaba con mis amigos en una hoguera de noche en la playa y estábamos hablando de temas esotéricos hasta que llegó el tema de la hipnosis. Yo dije que sabía hipnotizar, aunque por dentro me estaba descojonando. Mis amigos aceptaron y apliqué lo que había aprendido. Les puse a cacarear alrededor de la hoguera y a los 15 minutos sin parar ya me empecé a preocupar. Así me di cuenta de que eso funcionaba.

–¿Puede controlar a las personas?
–No. La hipnosis baja las inhibiciones pero no controla ni interfiere en el libre albedrío. Es un estado natural del ser humano. Ocurre a veces cuando estás concentrado en una buena película o cuando vas conduciendo y llegas a tu destino y no recuerdas haber pasado por varias calles. Damos el control al subconsciente, que es el que nos guía. Mi trabajo consiste en guiar a la persona y hacer que ese tiempo que a veces dura segundos se pueda extender .

–¿Qué siente la persona que está hipnotizada?
–Una vez un voluntario que participó en mi espectáculo me dio la mejor definición: ‘Me apetecía hacer lo que me decías y no lo podía evitar’. Se encuentra totalmente desinhibido. Pero, insisto, si no quiere hacer una cosa, no la hace. Nunca pierde el control. Es un fenómeno maravilloso que ofrece sensaciones inexplicables que hay que sentir, al menos, una vez en la vida. Además, en mi espectáculo nos reímos con los voluntarios, no de ellos. Tratamos a todo el mundo con mucho respeto.

–¿Hay gente mas fácil de hipnotizar?
–Los hombres somos más tontos, así que somos más fáciles de hipnotizar, aunque ellas se prestan más. Solo el 30% de los que suben al escenario entra en hipnosis profunda.

–El sábado y el domingo realiza un curso en Zaragoza. ¿Cualquier persona puede hipnotizar?
–En el fondo la hipnosis no existe como tal, todo es comunicación y sugestión. Cualquiera puede hacerlo. Un niño de once años, que sólo asistió a dos de mis clases, fue capaz de hipnotizar a su profesora y dos compañeros. Un buen orador también es capaz de llegar a hipnotizar de cierta manera. De ahí, a llevarlo a duérmete y deja de fumar, hay un largo camino.

–¿Su hipnosis sirve como terapia?
–Ni puedo ni quiero practicar la hipnosis terapéutica. Tengo más corazón para hacer reír. Eso se lo dejo a los psicoterapeutas y médicos especializados.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla